Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

En Estados Unidos la gente comienza a tomar más agua y menos soda

Redacción Zona Líder

El romance de los estadounidenses con los refrescos está en crisis, algo ha cambiado en la imagen del vaquero de Texas bebiendo Coca-Cola o en la del hombre de negocios neoyorquino acompañando su almuerzo con una Pepsi.

“Desde 1998, el consumo de refrescos en Estados Unidos ha caído un 17%”, desprende un informe de Beverage Digest que recoge el San Francisco Chronicle. Aquél año, los estadounidenses batían su récord, con un consumo (medio por persona) de 220 litros de refresco anuales. Por su parte, el agua no llegaba a los 160 litros por persona.

La moda comenzó en los años 80, cuándo varias campañas publicitarias de Coca-Cola y Pepsi consiguieron que los vecinos de Estados Unidos cambiaran el agua del grifo por bebidas más tratadas.

Una década más tarde, las autoridades se dieron cuenta de que la nueva costumbre no ayudaba nada, y solo empeoraba el problema de sobre peso que sufrían sus ciudadanos.

Desde que médicos y políticos comenzaron su batalla contra los refrescos, el consumo de agua se ha incrementado un 38%.

Pero las empresas del sector no quieren perder su cuota de mercado, así que están cambiando el origen de sus clientes por los mexicanos, indios y chinos, que siguen aumentando sus consumos de bebidas tratadas.

También tienen la salida del agua embotellada. De hecho, casi la mitad del agua que se consume en EEUU es comprada en envase de plástico. Pero ese nuevo negocio cuenta con alguna complicación añadida.