Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Ya todo listo

¡Ya todo listo, vamos por esta pelea con toda la actitud!

Esta frase es con la que se abre la subida al ring de la esperanza. Esta frase la usaba Rafael para empezar a compartirnos su travesía durante su batalla y aprendizaje.

A Rafael lo conocí hace poco. Es raro que no nos hubiéramos topado antes a cruzar palabra, ya que teníamos varios amigos en común, y fue por medio de mi hermana Karla (en una de sus visitas a la ciudad), que tuve la DICHA (con mayúsculas) de conocer a un ser humano de esa talla.

Mi hermana me pidió que la llevara a visitar a su amigo Rafa, ya que le acababan de diagnosticar cáncer y no lo había visto. Quería visitarlo y entonces nos dirigimos a su casa.

Ahí estaban él y su amada, Faride. Nos recibieron con una sonrisa cálida por encima de todo cansancio. Ese día íbamos a estar unos minutos, y nos quedamos como una hora platicando.

Desde el inicio, Rafa nos contó sobre el diagnóstico y se encargó de dejarnos muy en claro que no tenía miedo y que todo saldría bien. Se veía sorprendido (no asustado) y estaba decidido a enfrentar la batalla como si fuera un entrenamiento.

Esa fue la única vez que lo vi en persona, nos dimos la mano, nos abrazamos, nos tomamos una foto y me dijo que estaba muy feliz de haberme conocido.

Ese fue el primer día de un camino que seguí a diario con cada uno de sus relatos, que fueron lecciones de amor y fortaleza, con un instructivo que compartió paso a paso mientras iba armando detallada y amorosamente su “super lego”

Fueron 297 días consecutivos de los que Rafa hizo un diario público en su muro de Facebook. Su objetivo no era informarnos sobre su proceso, sino transmitirnos con su voluntad y valentía, cómo afrontar las adversidades con optimismo.

Se dio permiso de sentir miedo algunos días y decirlo con todas sus letras, pero sobre todo temor, reinaba su esperanza:

“No hay que esperar con los brazos cruzados, ¡vamos a LUCHAR!”

Esta frase retumba y es que si algo nos dejan sus relatos es un ejemplo de vivir a plenitud, de no quedarse inmóvil; de querer, de amar profundamente. Todos sus días fueron de entrega y reflexiones.

Navegando por sus fotos y “posts” me enteré que era un super entrenador de perros, un apasionado de la música, un amoroso hijo y excelente hermano, un coleccionista de “Star Wars”, armador de legos y por supuesto constructor de pensamientos positivos.

Que tenía montones de amigos que lo admiraban y querían mucho; que era pachanguero pero disciplinado, sarcástico, de buen humor y un marido enamorado y comprometido… ¡Un garbanzo de a libra, pues!

El viaje no es sencillo para quienes se enfrentan a estos desafíos. Rafa -como muchos otros- decidió luchar. Unos logran vencer la enfermedad, otros viven al día agradecidos con poder respirar, otros más logran vencer los miedos y trascienden. Es una mezcla de lucha y fluidez. No resistirse, sino aprender a fluir.

Y cuando se tiene una pareja, la batalla es compartida, la enseñanza es mutua, la prueba es para ambos.

Hoy, en este humilde espacio quiero honrar al amor. Quiero rendir homenaje a Faride y a Rafa.

Sé que son varias las parejas que enfrentan este tipo de desafíos, y si bien, cada pareja conlleva su historia. La de hoy, es una historia que conocí y que me inspiró.

Me inspiran la dulzura y fortaleza con la que ella estuvo a su lado. Una mujer afortunada sin duda, por haberse encontrado con el amor de su vida y acompañarlo en el más importante de sus viajes.

Un hombre afortunado, por tener a su lado a una mujer enamorada, solidaria, decidida, dulce; con quien caminar y acompañar en lo que para ella sería la más grande de sus enseñanzas: Desdoblarse en amor y aprender a soltar para atestiguar cómo un hombre se convierte en un ángel... Su ángel.

Como decía Rafa en una de sus publicaciones: “La vida es bella y hay que acoplarnos para lograr esa sintonía que tanto necesitamos con ella”

Me quedo con esa enseñanza: Con enfocarme en disfrutar y agradecer para lograr la sintonía que se necesita con la vida.

Me robo uno de sus hashtags: “paciencia y valentía”, dos grandes virtudes que cultivar y que evidentemente van de la mano.

Invito a los que pasen por esta lectura a que visiten el muro de Rafael Reyes (en Facebook) y lean sus notas diarias porque más allá de ser inspiración y motivación, son reales, de gran claridad ante lo que es estar en ese dintel entre la vida material y la trascendencia espiritual.

Me llevo con un nudo en la garganta el video del último brindis, donde amigos y familiares llevaron cheve al cuarto de hospital y con música roquera de fondo, se despidieron de Rafa.

Celebro el amor de un hijo hacia su madre, esa mirada de consuelo para que su madre se quedara tranquila y la mirada de su madre fortaleciéndolo.

Ese abrazo que debe ser el más fuerte de todos, para cualquier mamá. Ese beso en la mejilla para ella, ese beso en la frente para él…

Estas letras estuvieron detenidas algunos meses, por varias razones. Ahora entiendo que, como varita mágica desde el centro del universo, seguramente Rafa coordina cuándo se colocan las piezas de sus legos. Y esta pieza, tenía su momento.

Quiero dedicar esta columna a cada persona que libra y enfrenta una batalla contra el cáncer, y a cada persona que los acompaña en su trayecto.

Y hoy cierro con las últimas líneas escritas por Rafael Reyes:

“Me piden ser fuerte y valiente… creo lo soy, pero ¿lo seré lo suficiente?, me han comentado que incluso si ya estoy cansado, mejor dejarme ir. Puede ser una opción, pero no para mí. Creo nací siendo guerrero y hasta la muerte lo seré, no existe otro camino.

Luchar por tus creencias, por tus ideales, por tu orgullo. Quiero dejar ese granito de arena que se convierta en una huella y si llega a pasar lo que pase, será como armar un lego, que digo yooo un ¡super lego!!! en donde cada uno de ustedes formaron parte de él. Ahora es mi meta… ¡así de sencillo!”

Ps.1. Nadie muere, mientras siga siendo recordado.
Ps.2. Rafa, sin duda, dejó ese grano de arena que se convirtió en huella para muchos. La huella: esa estampa que queda de un paso que nunca volverá a repetirse y que es la evidencia de un sendero.
Ps.3. Si se trata de armar legos, que sea el nuestro la más fregona de las naves, el más chingón de los edificios, el más creativo laberinto… con salida. Que sea eso que elegimos ser, con o sin instructivo, pero como todo lego: Constructivo.