Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Sin ver a los ojos...

De miércoles a lunes estuve encuestando a varios empleados de diversos establecimientos, como un ejercicio personal para darme cuenta de cuántas personas están (O estamos) conscientes de lo que pagamos, de lo que hacemos en la fila mientras nos cobran.

Porque resulta que últimamente a “Ojo de buen cubero” me he dado cuenta que la mayoría tienen la mirada en la pantalla y no en el rostro del que está enfrente.
Mis sitios encuestados fueron:

Calimax, Soriana, Proconsa, la planchaduría, dos tiendas de abarrotes, la frutería, una gasolinera, Farmacia El Ahorro, un centro médico y la expo Oaxaca.

La pregunta precisa fue: De cada 10 personas que vienen ¿Cuántas te ven a los ojos y cuántas están viendo su pantalla de celular? No hice mención de aquellos que contestan el teléfono porque se puede entender que vengas en llamada y tampoco quise ser tan melodramática jajaja.

Pues en general oscilan entre siete a ocho que miran su celular de cada diez personas.

En Calimax mientras le preguntaba a la cajera, atrás de mí estaba una madre con sus dos cuates de alrededor de unos 3 años. Tanto la cajera como la señora que empaca me dijeron que nomás otro señor ya de edad (Así me dijeron) y yo éramos los únicos que en lo que iba de la mañana habíamos estado pendientes de lo que poníamos sobre la banda y también los únicos que dimos los “Buenos días”.

– La gente ya no se maneja con cordialidad (Me dijo la empacadora, muy propia ella) -

La cajera mientras tanto me decía que había veces que la gente no se daba cuenta siquiera que aún tenía cosas en el carrito y que detenían la fila.

En eso sale como Rayo McQueen uno de los cuates a toda velocidad a estamparse con una pila de bolsas de alimento para perro, ¡Estalla en un grito y llanto de aquellos! Y volteamos para ver a la mamá; o seaaaaaaaaaaaaa misma que se encontraba viendo su “Aparatejo” y sin darse cuenta de lo sucedido hasta que pega el grito el chamaco y con una voz de perezoso le dice: “Sebastián, te pegaste”

Y mientras en mi cabeza: “Güey, noooo estás soñando” (¿Qué “Pex” con la mamá?) Aparte no fue por él, mejor fui yo y le sobé el chipote. Claro que me vio con cara de tú no eres mi mamá (Por supuesto que no, si no pura madre te bajas del carrito) y en eso voltea la cajera (Como para haberla grabado jajaja) y me dice: “Por ejemplo”.

El de la gasolinera me dijo que a veces la gente no sabe ni cuánto les ponen, que si no fuera porque son ellos honrados, pudieran echarles menos gasolina y el cliente ni en cuenta.

Dijo que una vez le pidió a una señora que apagara el celular porque así es la indicación. Y que la señora muy molesta le dijo que de seguro era nuevo porque en ningún lugar lo apagaba y que ahí tampoco lo haría. El muchachito (Porque a lo máximo tendrá unos 19 años) me confesó que no supo cómo contestarle pero que es una regla y que a ellos así los capacitaron; pero que no quería que la clienta se fuera enojada.

En uno de los abarrotes, me platicaron varias anécdotas desde los que se salen, dejando la mercancía por seguir en la pantalla, hasta un señor que venía entretenido en sus “Whats” y le salió la señora de los gemidos (Misma que hace presencia hasta en el Congreso) y en lugar de bajarle, le subió y que entonces una señora lo regañó y le dijo que le debería de dar vergüenza venir viendo sus cochinadas en la calle jajaja.

Dice la cajera que el pobre hombre le quería explicar que era una trampa, que era otra cosa que venía viendo y salía eso, pero que la señora solamente hablaba y hablaba diciéndole que por eso el mundo estaba así. (Ya saben la parte de la brecha generacional que no conoce razones sobre memes).

Hasta hoy en la “Expo Oaxaca”, dos muchachitas me dijeron que la gente solamente va tomándose fotos y ni siquiera voltean a verlas ni para decir gracias.

Así en cada lugar varias cosas y al final de cuentas, ocho de cada diez individuos convertidos en un brazo con extensión digital y el cerebro en modo avión o modo zombie.

Este ejercicio lo hice a raíz de una experiencia propia. Porque confieso que me he dado cuenta que a veces llegaba a consultar las redes sin necesidad cada media hora o a veces menos, y en uno de esos momentos en que me llega la luz (Como en la película de “Bichos” Laaa luuuuuz) me pregunté a mi misma: ¿Qué ch….a necesidad la mía de estar viendo comentarios en twitter o facebook y fotos de “insta” a cada rato?

¿Será que me dio el FOMO (Fear Of Missing Out (Miedo a perderse algo)? Y adentrándome en la lectura un poco, resulta que si, que ya existe una patología debido a la adicción que despiertan los “Bichos electrónicos” o extensiones de nuestros brazos y cerebros.

Hoy por ejemplo, una de mis hijas tenía clavada su mirada en el “Aparatejo” y no escuchaba que yo le decía que el carro contiguo iba saliendo, que tuviera cuidado. Y eso de no ver ni para enfrente, ni para abajo ni para los lados, es todos los días.

Excuso decirles que hasta afónica me he quedado a veces por gritar: “Ya deja ese méndigo bicho” O a cada rato poner mi mano sobre la pantalla y decirle a alguno: “Te estoy hablando”.

Esta misma semana mi hijo pasó por alto una instrucción que le hice y hasta me contestó: “Si, ahí voy” pero lo dijo en automático porque no lo hizo. Ante la situación, aparte de que aprieto tuercas con los horarios, me he visto en la necesidad de crear un plan de acción con carácter de urgente, antes de que nuestra única forma de interacción sean los mensajes, los emojis o los “Stickers”.

Confieso que en mi casa y en donde nos sentamos a comer está prohibido sacar los “Bichos” pero ha sido una labor titánica.

Al menos para mí, estar con una persona hablando de frente y que no me vea a los ojos representa un momento frustrante, incómodo ¡Y me nacen unas ganas inmensas de convertirme en capitán cavernicolaaaaaaaaaaa y darle un sape en la cabeza! Pero luego me acuerdo que traigo el celular en la mano y me detengo jejeje.

¿Cómo hacer para educar al que nos toca a un lado sin antes educarnos a nosotros mismos?

Llevo con el día de ahora, doce días consecutivos en los que no saco mi teléfono cuando estoy en la fila del banco. En los consultorios procuro las revistas (Aunque hay unos que no pasan de revistas locales y creo que deben esmerarse. Pero a lo mejor como ya casi nadie las consulta pues no le echan “Ganillas”); en el semáforo no checo mensajes y si voy a mandar alguno me orillo y “Texteo”.

En otros apuntes “claudescos” he estado en observación constante al volante y son más los hombres que vienen “Texteando” que las mujeres…al menos con los que yo me he topado (Ese será otro tema de artículo).

¿Acaso cuando lleguemos a ser objeto de arqueólogos y antropólogos verán en nuestros grafitis algo semejante a las pinturas rupestres y en nuestros “Aparatejos” algo similar a lo que fueron las señales de humo?

Si abren nuestros cerebros y abren el teléfono me pregunto: ¿Cuál tendrá más información?

Ps. 1¿Cuántos números te sabes de memoria? ¿Al menos el tuyo y el de tus seres más cercanos? (El 911 no cuenta).
Ps. 2 ¿Cuántas fechas recuerdas, cuántas direcciones?
Ps. 3. ¿Te sabes las placas de tu carro o el de tu pareja? (Ya de jodido por estrategia jaja)
Ps. 4. Si quieres decir la hora como por inercia, ¿volteas a ver tu muñeca o ya ni eso?
Ps. 5. ¿Cuántas miradas viste de frente el día de hoy?