Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Padres ausentes

Había nacido hace unas semanas, el segundo varón de la familia. Todo era más estresante que de costumbre: El dinero no alcanzaba, las noches parecían eternas, el hermano mayor no pudo ser mejor ayuda y como iba perfectamente bien en sus calificaciones, pensar en sacarlo del colegio no podía ser una opción inmediata (Al menos hasta que el ciclo terminara).

La casa siempre estaba desordenada y la comida se desaparecía como por arte de magia. La relación comenzó a mermarse.

Un día después de dejar al hijo mayor en la escuela, el padre de la casa…nunca volvió.

Así como “Voy por unos cigarros a la esquina” y ya, nunca más volvió.

La angustia no se hizo esperar. Ella estaba desesperada, angustiada. Primero porque pensaba que algo pudo haberle pasado; segundo, porque no sabía cómo hacerle entre el desconcierto y desesperanza para ir al colegio por su hijo mayor, mientras el bebé estaba al fin dormido.

Ella sin carro, sin teléfono, sin pareja…así ¡De repente, todo se colapsó!

Resolver se volvió lo que para muchas se ha convertido en un estandarte. Desde ese día en adelante, habría que pensar en el hoy y mostrar la mejor cara para los dos pequeños que en ella encontraban refugio y esperanza.

Y así han pasado ya más de 6 años donde me ha tocado ser testigo del crecimiento enorme de esa mujer y su familia. Ella sabe que la admiro porque cada vez que la veo, la abrazo con mucho cariño y se lo digo. Me gana con su sonrisa.

Me consta que ha atravesado múltiples adversidades y he visto cómo ha logrado formar una familia sólida con hijos felices y agradecidos…AGRADECIDOS (Así con mayúsculas).

El mayor de sus hijos es uno de los mejores amigos de mi hijo y tenerlo en casa es como tener al principal promotor de los valores, la buena educación y todo el manual de Carreño con buena actitud… ¡Aparte!

Mi amiga ha sorteado graduaciones, viajes escolares, colegiaturas a plazos, uniformes, inscripciones, libros, comida, fiestas y todo aquello que una familia requiere para avanzar.

Ella lo ha logrado sola. Me ha tocado ver cuando se le queda el carro (Como a muchas nos ha pasado) pero lejos de quejarse; lo toma como algo normal porque le pasa seguido y lo resuelve…LO RESUELVE.

No hay adversidad que no haya sorteado con una buena actitud. Trabaja en una fábrica y a veces dobla turnos. Ha vendido comida y productos para ayudarse con un ingreso extra. Es una madre maravillosa, es una mujer ejemplar.

Hoy, me inspiro en ella porque de igual manera me ha tocado ver mujeres que lloran y se quejan antes de intentarlo siquiera.

Tengo amigas y familiares cercanas que anuncian la adversidad a toda costa y en todas las redes; viven pesimistas y lánguidas…y no las culpo, pues nada es sencillo y a veces todo parece un túnel de Guanajuato pero sin lucecitas.

Sin embargo, quisiera que mi amiga pudiera ser inspiración para muchas.

Ese personaje que se fue sin decir “agua va” debe ser de lo más desdichado (Porque aunque haya seres desalmados, seguro alguna pesadilla lo alcanza de vez en cuando).

Perdón pero no puedo concebir cómo un padre puede desentenderse así como quitarse una pelusa del saco…de un hijo. De un ser de la entraña por línea directa y conexión universal.

Esos “padres” cargan un saco pesado que nunca los dejará avanzar por más que lo intenten. Porque les podrá ir bien económicamente pero la vida…cobra facturas, SIEMPRE.

He hablado varias veces de lo que es ser una madre proveedora porque conozco a flor de piel el papel y lo que conlleva. Pero cada historia aparte de ser diferente, tiene un sentido distinto. Y logro percibir en la casa de mi amiga el amor que existe entre sus hijos y ella, el compromiso que tienen como equipo. El hijo mayor es en mi casa, un ejemplo para mis hijos.

La vida nos puede poner en una disyuntiva varias veces y decidir está en nosotros pero también la vida nos puede sorprender con una respuesta no consultada y la realidad nos obliga a avanzar resolviendo sobre algo que no estaba planeado…ni siquiera vislumbrado.

A mi amiga, como a muchas mujeres le reconozco el tesón y el empuje; le aplaudo de pie cuando llega en su carro y a veces con el cofre abierto esperamos a que se enfríe para que se pueda ir pero siempre con una actitud de “Ya quedó, ya me voy, gracias”. ( ¡Vaya ejemplazo!)

A los que se van, como muchos o muchas (Porque se dan casos –aunque son los menos-) se les reconoce a leguas la cobardía y la tibieza.

A los que estamos en casa con nuestros hijos, nos toca cuestionarnos: ¿Ya que estamos, estamos presentes?

Porque cabe mencionar que a veces, estando…no estamos.

Y me iré lentamente como el “meme” de Bart Simpson desapareciendo en el arbusto con algunas características de los padres ausentes:

Los que trabajan exageradamente por amor a ello: Workaholics. 12 horas en la “chamba” y unos cuantos minutillos con la familia. Un problema que podemos llamar moderno y que pone en riesgo el vínculo con los hijos.

La falta de empatía, cuando no tenemos una conexión con las necesidades o intereses de nuestros hijos. Y es gacho porque es cuando el hedonismo hace presencia y se mantienen relaciones superficiales, sin profundidad.

La inmadurez emocional que es aquella que no nos deja comprometernos.

La irresponsabilidad… ¡uf! Que está muy gacha pero cómo abunda. El que no está al pendiente de la manutención de su hijo, el que no está en momentos de quebrantos de salud y tampoco le acompaña durante sus logros.

Simplemente no está. Y va a sonar muy feo pero el padre irresponsable es una máquina de hijos huérfanos.

El egoísmo, ese que nos hace olvidar que en alguna medida nos debemos a nuestros hijos. Como cuando hacemos planes de vida, sin considerar a los hijos o se ponen por encima de la familia otras prioridades como ir con los amigos o asistir a eventos laborales que no urgen y esos si pueden esperar.

Entonces:

¿Dónde estamos parados?

¿En el presente?

¿En la presencia o en la ausencia?

Es un día para agradecer y ser, estando con ellos (Si es que nos tocó la dicha de ser padres) y el que no está porque le salieron lombrices y le pica la colita; que vaya y…encuentre lo que le corresponde (Ya ustedes se imaginarán lo que quise decir jaja).

Ps.1. Me pregunto qué dirá el epitafio del que se va sin decir nada, abandonando a su familia a la deriva. “Aquí yace un error fatal, disculpen al esperma que se equivocó engendrando ésto”
Ps.2. No cabe duda que quien más batalla, más valora y eso no debiera ser así. Pienso que valorar debiera ser un tatuaje emocional indeleble para todos.
Ps.3. Si me saco la lotería del millón de dólares, entre mis planes está un carro para mi amiga.
Ps.4. He mordido almohadas llorando en silencio; pero el abrazo de mis hijos y una plática profunda me hacen saber que no lo hago tan mal. Es decir, aquí estoy. Aquí estamos.