Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Mileniales, centeniales, generación equis.

Mileniales, centeniales, generación equis. Todos con un corazón en una época distinta pero en un tiempo simultáneo.

Con frecuencia escucho y leo comentarios que van desde: “Estos mileniales lo quieren todo fácil, son unos atenidos” hasta: “¡Ay! ¿Pero qué esperabas de intelecto, si es un milenial y son unos tarados (Por no decir la palabra más fuerte)?”

De entrada, casi todos comentarios negativos, y por decirlo, sinceramente desde mi punto de vista: Errados.

Yo soy madre de tres centeniales. Es decir, mis hijos nacieron después del 2000 pero por alguna razón de comodidad a todos los acomodamos en el carril de mileniales para no andar confundidos con fechas y datos generacionales.

Las personas que hoy en día tienen entre 18 y 35 años de edad son los famosos mileniales. O sea todos son ya mayores de edad, con derecho a votar y me imagino que muchos con trabajos y familias.

Yo pertenezco a la generación llamada X. Una generación que nos jactamos y nos “juramos” por ser ese ombligo evolutivo entre lo manual y lo digital; por decir lo menos: La generación que creó los “bichos” o aparatos en los cuales ahora nuestros hijos son una destreza andando.

Y cada vez que me dicen que no sé cómo usar tal o cual aplicación, pienso pero si nosotros inventamos esa madre con la que se creen dueños de la verdad, acontecimiento, que aparte nos colgamos como milagrito porque lo inventaron unos de la generación, no nosotros, pero pues es como cuando alguien mete gol…metimos gol todos ¿O no?.

Bueno pues, mi generación es en gran medida responsable de todo aquello negativo que les achacamos a los mileniales y/o centeniales.

Que si son conchudos e irresponsables: Adivina quién los educó o está educando.

Que si están acostumbrados a la inmediatez: Sí es parte de su ritmo. Adivina quién necesita tomarse una dosis de pasiflora para entenderlo o bien ponerse las pilas para seguirles el paso.

Que si no leen como nosotros: No, ellos leen en sus “bichos”, ven documentales, videos y toman clases tutoriales en línea.

Que si son unos intolerantes: Sí. Adivina quién no les da oportunidad de lidiar con su aburrimiento y frustaciones bajo el argumento de “Estoy ocupado/a, estoy trabajando” y les das para que se calmen en lugar de una paleta o un dulce (Lo cual estaba fatal también por eso tanta obesidad y diabetes), una tableta o tu celular para que se “entretengan” y se callen (Literal, porque no los queremos calmados sino callados)

Que si son unos contestones que alegan y para todo tienen una respuesta. Siiii, y nosotros les enseñamos a no quedarse callados. No les dimos una nalgada a tiempo o no aplicamos las consecuencias debidas.

En resumen, somos una generación de padres permisivos, demasiado tolerantes y con unas grandes dotes de negociadores con nuestros hijos (Según nosotros). Y es que como somos hijos de la chancla, del cinturón, del “Te lo comes porque te lo comes”, crecimos con una idea intrínseca de no guiarnos por el mismo manual.

Y no estamos mal, porque el resultado es que somos una generación con muchas cosas buenas y demasiadas aportaciones no sólo tecnológicas sino humanitarias y somos una generación muy creativa, reflexiva, introspectiva.

Pero ¿Eso nos da derecho a sentirnos superiores y juzgar con tanta ligereza a las nuevas generaciones? Que repito, son producto de nuestra enseñanza.

Cuando era adolescente, crecí de manera integral gracias a que formaba parte de un grupo de jóvenes donde mis amigos son hasta la fecha como mis hermanos. Nos íbamos de campamento de verano y llevábamos niños a Cuernavaca, Morelos.

Aprendimos a ser responsables desde los 17 años pues estábamos a cargo del entretenimiento y formación de niños de 6 a 15 años de edad durante tres semanas…lejos de sus hogares.

Crecimos porque crecimos y crecimos enseñando, que es la mejor manera de aprender. Pues bien, hace dos años tuve la oportunidad de trabajar con jóvenes centeniales y dos que tres mileniales y déjenme decirles que todos ellos: ¡Maravillosos!

Jóvenes entregados, creativos, con un área de oportunidad en temas como puntualidad y cumplimiento pero que una vez lograda la atención y la motivación para ello, son un derroche de energía (Como todos los jóvenes) y de amor fraternal como no puedan imaginarse.

Los mileniales y centeniales son una generación más abierta, más incluyente, sin tantos prejuicios. Son una generación que no señala; que aceptan, que abrazan.

Tienen una consciencia universal nata. Cuidan el medio ambiente mejor que nuestra generación. No catalogan ni etiquetan. Sufren por la sobre exposición a las redes y al bullying cibernético pero ahí entramos o debemos entrar nosotros. Como sus aliados, como sus amigos, como sus maestros pero también como sus alumnos porque tienen mucho que enseñarnos.

Son una generación que entre hombres (Entre vatos) se pueden abrazar y decirse abiertamente que se quieren, que se aman; echarse un piropo sin temor a ser motivo de burlas. Y es que así debe ser.

Si vemos dos niñas tomadas de la mano o saludándose de beso en la mejilla o abrazadas, diciéndose te ves linda, te quiero…todo está bien y es aceptado (Por nuestra generación) Ahhh pero no sea el caso de dos niños porque ¡Aguas!

Y debemos aceptarlo, somos una generación carrillera y es padrísimo pero en general también tendemos a sentirnos jueces.

Tenemos estereotipos muy marcados y etiquetamos con facilidad.

Pues bien, los de hoy…no lo hacen, no lo son, no tienen miedo a decirse cuánto se quieren. Incluso en redes sociales.

Nosotros crecimos con telenovelas y con tres canales de televisión abierta. Ellos con un wifi en cada lugar y miles de espacios para comunicarse y conocer gente de todo el mundo en tiempo real.

Nada los hace mejores, pero tampoco los hace peores.

Siento que nos “Pasamos de lanza” con ellos al generalizar que son inconscientes e irresponsables y creo que de igual manera nos “Pasamos de lanza” al no ser lo suficientemente fuertes para ejercer disciplina y autoridad cuando estamos en la etapa formativa de nuestros hijos (Quienes somos padres).

Creo firmemente que no estaría nada mal como la super generación reflexiva, introspectiva y solucionadora que somos, que nos tomáramos un momento para vernos en su espejo y darnos cuenta que coexistimos con una generación motivada por un gran sentimiento de pertenencia universal y de amor.

“Somos perfectamente diferentes, ámalos por ello, acéptalos por ello”

Ps 1. Si le dijiste que le quitarías el "bicho", cúmplelo y ejerce las consecuencias.
Ps 2. Los psicólogos son grandes aliados y son tierra neutral, muy útil.
Ps 3. Aprende a usar las “apps” e involúcrate en los temas de actualidad que ellos manejan. No solamente en política y economía…sino en su música, grupos sociales, deportes, videos, etc.
Ps 4. Ellos si saben de reciclaje, no vaya a ser que te pongan en un contenedor…jeje ¡Aliviana el mosquero y no te sientas NON PLUS ULTRA!