Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

“Los de en medio”

Tal pareciera que por cuestiones de carácter religioso a muchos se les haga vomitivo el término de "los de en medio", como si eso fuese un sinónimo de tibieza (Porque Dios vomita a los tibios) o de mediocridad.

Pero no, no siempre estar en medio tiene que ver con conformismos o con falta de ánimos para participar o tomar decisiones, sino más bien con una condición de equilibrio, ecuanimidad, prudencia.

Y hoy me dieron cosquillas cerebrales y emocionales por escribir al respecto; ya que últimamente también en materia política percibo una animadversión hacia la gente de “En medio”.

Creo que todo comienza en la infancia. Hace unos meses, platicando con uno de mis hijos, me comentaba cómo está dividido el grupo de su escuela en varias “bolas” (Igual que cuando nosotros éramos pubertos... nada nuevo).

Cada grupo tiene un nombre, mismos que ellos reconocen de acuerdo a las características de los integrantes: Los nerds, los populares, los que juegan videojuegos y así; y dentro de esos grupos hay uno que son los “normales” o “Los de en medio”.

Es tal la distinción entre los mismos que en las horas de recreo se sientan en lugares asignados en mesas. Pero lo curioso y lo más sobresaliente de ello es que los de “en medio” se sientan literalmente en la mesa de en medio.

Así las cosas y así mi intención “cosquillera” por compartir.

Esto mismo lo veo reflejado en las relaciones de familia, en las relaciones de pareja, en las relaciones con la "bolita" de amigos, en las relaciones sociales y hasta en el ambiente polarizado del país, en el que nos vemos inmersos desde hace unos meses; donde definitivamente a veces quisiera que hubiera una banca muyyyy grandototota donde se sentaran los de “En medio”.

Los que pudieran poner en balanza equilibrada las dos vertientes que a veces se siente agobiante.

Por un lado, los que sentimos que tenemos que hacer que otros abran los ojos y que a veces nos pasamos de ácidos en los comentarios, abrigados en nuestro argumento desesperado de querer que vean lo que vemos. Por otro lado, los que genuínamente tienen una esperanza y creen en ella.

Por otro lado más, los que son testarudos y ofensivos con tendencia a idolatrar un personaje o al fanatismo de una ideología. ¡Todo es un soberano desbalance!

Lo doloroso y preocupante de todo este “merequetengue” es la posibilidad de que esos “Los de en medio” terminen por cansarse o que por otro lado, por cuestiones de ideologías políticas se tienda a la desaparición de "los de en medio"; que son: La clase media.

La clase media, la que balancea; por lo tanto, no solamente es importante sino indispensable para un camino sano y estable en la sociedad, en la economía.

Los que somos de clase media (O casi clase media jeje) contamos con una dualidad bastante útil: Sabemos lo que cuesta ganarse algo y sabemos trabajar; sabemos el valor del estudio y la preparación porque no somos herederos de fortunas, ni Juniors afortunados.

Conocemos el trabajo arduo así como el intelectual. Combinamos aprendizaje con “chingarle” Tenemos por ende la habilidad para trabajar con los de clase obrera y muchas veces salir desde la clase obrera, pasar por la media y llegar a la clase alta.

Y también tenemos la habilidad para trabajar con los de la clase alta como sus empleados, sabemos recibir órdenes sin sentirnos menos ni renegar de ser subalternos ya que conocemos cuál es nuestro lugar en las bancas del recreo.

Y eso, no nos hace más chingones ni mucho menos… Simplemente somos necesarios en esta balanza económica, cultural e intelectual.

Así caminando por estas situaciones, aterricé también en las relaciones de familia, de pareja y de amigos. ¡Cómo valoro un amigo mediador! ¿Ustedes no?

¡Cómo he aplaudido la prudencia de quien sabe guardar silencio para no hacer más acalorada una discusión, así como la valentía de quien sabe hablar cuando es necesario defender una injusticia!

Esos “Los de en medio” Los que en el recreo se sientan juntos y son los que siempre tienen un espacio para que lleguen a comerse un sándwich los “populares”, los “ratas”, los “nerds”.

Esos “Los de en medio” Los que logran salir con dos grupos de amigos que ya no se hablan entre sí y que si bien no logran su función de resistol “Unebolas” al menos saben que salir con unos no les merma su relación con los otros; porque están seguros de quiénes son y en dónde están parados: En un eje central equilibrado.

Esos “Los de en medio” Los que entienden que la pareja tiene un espacio y una individualidad por demás sana y necesaria. Los que saben que salir juntos es un deleite pero que comprenden que los momentos de solitud y los momentos propios, son necesarios para nutrirse y crecer como individuos…por ende, como pareja.

Esos “Los de en medio” Los que no juzgan y no miden a otros por su condición social o de oportunidades, los que no critican con facilidad y ligereza. Los que reconocen con humildad los logros de otros y se regocijan por ello.

Esos “Los de en medio” Los que sienten empatía.

Esos “Los de en medio” Los que fungen como tallo entre las espinas y los aterciopelados pétalos.

Esos…los que no son mediocres, ni tibios, ni conformistas, ni estancados. Sino por el contrario, medidos, mediadores, balanceados, inconformes, no radicales, templados, ecuánimes.

Esos…los que no ven blanco o negro sino una hermosa posibilidad de matices y armonías. Los que no separan por clases o por colores de pieles, ni religiones, ni preferencias sexuales.

Esos que luchan toda la vida. Esos –Como decía Beltor Brecht-, son los imprescindibles.

Ps.1. Escojo sentarme en la banca de “En medio”
Ps.2. Espero con ansias que no se radicalice tanto nuestro país y que encuentre su equilibrio en la balanza. El pueblo no es la clase más necesitada. El pueblo somos todos.
Ps.3. Si ya estamos cojeando y colgándonos mucho de un lado, no está mal usar aditamentos que nos regresen a un punto sensato. ¿No creen?
Ps.4. A veces me voy de bruces…pero es maravillosa (sin albur) la reversa.
Ps.5. Y ya me voy a chingarle porque aquí escribiendo me desahogo y reflexiono pero hay que generar algo para los “ninis”… ¡chingaaaa madre!