Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Libertad o intolerancia, la elección presidencial en México

De los recuerdos de mi niñez guardo muchas imágenes, tan nítidas algunas como si fueran parte del presente, gracias a la paciencia y dedicación de mi madre por inculcarme la lectura, aprendí a leer y analizar muchas situaciones que quizás para el resto de los niños eran inexistentes.

La lectura me llevó a incrementar imaginación y curiosidad, a despertar mis sentidos, a escuchar y ver con mayor atención el mundo que rodeaba a un niño de escasos cinco años.

En mi mente se recrean las voces y los nombres que escuchaba con insistencia en la televisión y en el radio, todavía no intuía que el futbol sería mi gran pasión, pero sabía que Pelé jugaba en el Cosmos de Nueva York, que Nadia Comaneci era gimnasta, que Jimmy Connors, Guillermo Vilas y Chris Evert eran tenistas.

Me gustaban los Bee Gees, los reconocía de inmediato en la radio, cada capítulo de mi vida llevó siempre una “sección especial” de música y desde pequeño ya era un “experto” en el nombre de las canciones y sus autores.

La política llegó a mi temprana edad solo para fastidiarme e interrumpir mi programación favorita en la televisión, odiaba las transmisiones de horas y horas, en las que veía a un hombre en un auto descubierto, saludando a mucha gente y bañado por papelitos de color verde, blanco y rojo.

Se trataba del Presidente José López Portillo, en ese tiempo no tenía idea de quién era exactamente, pero sabía que existía un partido llamado PRI, lo leía en el periódico, lo encontraba en las caricaturas, lo escuchaba entre los adultos que me rodeaban, todo era PRI.

Muchos años después, ya en la época de la preparatoria, en el COBACH de Ciudad Morelos, muchos estudiantes se negaron a llenar encuestas para el PRI a cambio de calificaciones, no supe ni cómo pero acabé en la biblioteca junto a decenas de estudiantes y frente al Director General del Colegio de Bachilleres.

Las anécdotas que les comparto de forma muy general, son solo para ubicar el contexto de una época en donde todo respondía a un poder absoluto y dominante, era un México que se hundía económicamente, un México en el atraso total pero entretenido en el cine de “ficheras” y en la mejor época de las telenovelas mexicanas.

Era ese México de falta de garantías, de represión de las ideas y de la libertad de expresión, un México que se esforzaba por mantener ocultas las historias de 1968, era un país en el que no pasaba nada y ante la nada que heredó López Portillo comenzó el ciclo de las crisis, una tras otra, el ciclo de los mesías políticos.

El 2 de julio del año 2000, millones de ciudadanos pensaron que bastaba con votar por una opción distinta a la del Partido Revolucionario Institucional, para que por arte de magia se borraran los atrasos históricos de México; ni los ciudadanos, ni el PAN que llegó a la Presidencia, supieron que hacer con una democracia incipiente que les quemaba las manos, simplemente no la reconocían.

En la actualidad tenemos un país cansado de promesas, que en vez de seguir luchando, prefiere regresar a un pasado “cómodo”, ese pasado en donde las decisiones las tomaba un solo grupo de manera omnipotente.

Con el paso del tiempo ese comportamiento político favoreció la consolidación de monopolios que hoy dominan áreas estratégicas para el desarrollo económico y de las comunicaciones del país.

Mientras tanto, México sigue siendo un país con hambre, con rezago educativo, social y alimentario, un México secuestrado en la propia incapacidad ciudadana de reconocer que el poder de cambio está en su mente y en sus manos.

El 1 de julio de 2012 los mexicanos tendremos una nueva oportunidad para elegir lo que deseamos para el país, pero deberíamos reflexionar que nuestra responsabilidad no termina en la emisión del voto.

Hoy el PRI pareciera que tiene todo para ganar la elección, situación que me preocupa porque veo gente del pasado, porque veo intolerancia y peligro para la libertad de expresión ciudadana.

La petición de investigar a los directivos de la Universidad Iberoamericana, las portadas de los periódicos de Organización Editorial Mexicana y los desplegados en contra de periodistas tan respetadas como Carmen Aristegui son solo un pequeño ejemplo.

Que gane el candidato que el voto mayoritario decida, ya sea Enrique Peña Nieto, Josefina Vázquez Mota, Andrés Manuel López Obrador o Gabriel Quadri, pero que el triunfador entienda que el primer paso para consolidar una democracia es el respeto y la tolerancia hacia la diversidad de ideas y opiniones.

México ya no tiene tiempo para maquillajes, ni mentiras; millones de mexicanos si pueden estar equivocados, la historia lo ha demostrado una y otra vez, no basta con un Presidente que cumpla o que sea diferente, solo requerimos responsabilidad… ¿acaso es mucho pedir?.