Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Hoy no me puedo levantar

Sonó el despertador y no pude levantarme “De una”. Por alguna extraña razón del geriátrico universo, mi espalda se había quedado como en posición de sacar algo de abajo del sink. Entonces rodé para hincarme y de ahí irme incorporando poco a poco. A este evento le llamaré PRIMERA LLAMADA.

Continué mi día con toda la faena que implica una agenda de madre que trabaja en casa y en la calle. Como “Dios me dio a entender” me cambié para irme al gimnasio, preparé desayunos, lonches, levanté chamacos, eché mis gritos mañaneros “Histericoflaúticos” e indispensables en la rutina de “Arrear” chilpayates para que se suban al carro.

Dejé hijos en dos escuelas diferentes, me aventé media hora para salir de una de las escuelas a paso de tortuga con el sol de frente BIIIEEEEEEN CHILO! Y me fui al gimnasio.

Porque, como en mis venas corre sangre de DC juro que puedo ser la mujer maravilla e ir al gimnasio con la espalda madreada (Yeah right!) ya que por lo general las dolencias se quitan con el paso de las horas cuando uno calienta motores, y pues… ¡A darle duro!

Salgo cual trapo de limpia vidrios escurriendo sudor, me voy a la obra. Quien se dedique a la construcción sabe lo que significa ir a la obra en verano. Si no miento madres tres veces por hora (Así como midiendo el calor a tres caguamas por hora) no la miento una.

Entre ese estrés de los materiales, el avance, las decisiones y demás… Me voy a mi casa resolviendo el mundo por celular para por fin darme un baño, preparar comida y cuanta cosa prosiga para salir de nuevo al fabuloso rol de recoger hijos y hacer filas en las entradas mal diseñadas de todos los colegios de Mexicali (Excepto algunas como el Félix, Cetys, UABC). Y de ahí mi sangre DC me deja lista para continuar con mi nueva cachucha de “Uber madre”.

¿Y saben qué?

Llega la noche, me duele la espalda de nuevo, no puedo dormir. Sigue el insomnio. SEGUNDA LLAMADA.

Así durante meses hasta que de plano me dije: Esto no es de Dios. Voy al doctor y con ello empiezo un camino de estudios, resultados, visitas, consultas, fisioterapias, bla, bla, bla. Todo se reduce a dos cosas: “La bola” (de aَños) y el estrés. Y me cuestiono: ¿Estrés, pero si yo casi siempre ando optimista y resolviendo?

Antier, una repentina sensación de que me salía una espinilla de puberta en la frente… Entonces voy corriendo a verme al espejo y tatata tannnn♪♪ Veo una arteria en la sien, saltada. Me acuerdo de todo lo leído en internet jajaja y me tomo una aspirina por aquello de “No te entumas”. Me hago un té de valeriana y me acuesto a dormir.

Dormí como bebita y al sonar el despertador corro al espejo para ver si sigue el gusano arterial ahí. Afortunadamente no, pero en cambio veo que sólo veo con un ojo. El ojo derecho era una bola de sapo. TERCERA LLAMADA.

Hice tooooooooooda mi rutina, pero no fui al gimnasio. Me regresé a dormir a casa. Me sentí mejor, regresé a mis labores y me atendí. El doctor me dijo que traigo una infección en el ojo y que lo de la arteria fue una llamada de atención por estrés o cansancio.

Cansancio… algo que no me he permitido sentir.

Y aquí mi reflexión: ¿Cuántas veces nos detenemos a escucharnos? Yo juraba que lo hacía seguido. Porque a veces peco de exagerada con cualquier síntoma, pero me di cuenta que no. Me doy cuenta de que por mucho que considere que me la tomo ligero, no es así.

Hoy en la mañana, recibí tres llamadas al hilo: Una amiga que adoro diciéndome que he estado muy calladita en tres días, que si estaba bien. Mi hermana para preguntarme que si cómo iba con mi ojo y mi vena jaja. Y una de mis comadres que me dijo: “Comadre es que estás agotada, no te das tiempo de descansar”. Y Yo: “Si, si descanso”.

Pero no, la verdad es que el rol de ser madre y trabajar también nos conlleva (Como bien dice mi comadre) a realizar actividades simultáneas. Estamos pensando en todo: Que si se lavaron los dientes, que si llegó el material, que si hay tinta para los trabajos en la impresora, que si emplastaron los muros… ¡Todo revuelto, todo junto, todo en un combo!

Yo pienso que sin ser pretensiosas o sentirnos super poderosas, la vida nos va moviendo a una cotidiana condición de resolver, resolver y resolver. Nos la pasamos resolviendo.

Cuando los hijos llegan si no hay comida hecha, hay una orden de pizza pero hay de comer. Cuando el marido llega, lo atendemos. Aparte de resolver las tareas en casa, resolvemos los retos de la profesión. Y no lo digo para que me caiga confeti del techo y suenen los “Espantasuegras”, sino para que nos demos el tiempo de parar.

Mi cuerpo me dijo: “Ah cabroncita no entiendes… aquí te presento a la arteria gusano para que la conozcas y de paso te hincho un ojo, a ver si así te duermes”

Comparto mi situación con todos: Hombres y mujeres pues habemos quienes realizamos esa doble labor y a veces por muchas saliditas o conciertitos a los que asistamos (Como en mi caso), no nos es suficiente el despeje.

Confieso que practico el aislamiento y la meditación, pero algo, algo me está haciendo falta y es DESCANSAR.

Descansar no es un pecado, no está prohibido y aunque me he dicho mil y un veces el mundo no se va a terminar si no voy… a la hora de la hora, salto como rana y me lanzo a resolver.

De vez en cuando está bien que las cosas se resuelvan solas.

Yo ahora, como buena ochentera en juventud canté con Ana Torroja: “Hoy no me puedo levantarrrrrrrrrrrrr ♪♪♪”

Ps. 1. NO espero una CUARTA LLAMADA.
Ps. 2. La ropa está limpia pero sin doblarse, que lleguen y la doblen…
Ps. 3. No me gustó la arteria gusanística esa. Prefiero un té de valeriana, un rico masaje y una copa de vino… Aún no tengo complejo de manzana para andar viendo gusanos.