Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Hacer lo imposible realidad..

Seguramente has escuchado la frase: “Es una buena idea pero no sé si la podrás llevar a cabo, será muy difícil, es imposible que lo logres”.

¿Cuántas veces te dijeron de niño que no naciste para aquello que tanto disfrutabas hacer?

¿Te dijeron que no tenías el talento innato, por lo tanto no serías exitoso?

¿Te gustaba practicar deportes, pero te dijeron tus padres que la escuela era más importante y que los deportes te hacían perder el tiempo?

¿Dejaste de cantar porque te decían que cantar no era lo tuyo, que no era una profesión, que no te daría de comer?

¿Tenías la idea de que el éxito se mide de acuerdo a todo lo material que pudiste haber acumulado en tu vida?

¿Te olvidaste de vivir tus sueños y de alcanzar una definición propia de lo que el éxito significaba para ti?

¿Dejaste un proyecto sin terminar por miedo a no hacerlo perfecto, por miedo al fracaso ante los ojos de los demás?

¿Te dejaste influenciar por lo que tus padres, tíos, abuelos, amigos, el mundo entero te decían que debías hacer?

Como Madre y como hija, he escuchado tantas veces como los adultos, en particular los padres y maestros suelen cortar los sueños y el espíritu libre y aventurero de un niño.

En lugar de guiarlos y escucharlos para ayudarlos a desarrollar todo su potencial, en muchas ocasiones convencemos e influenciamos a los niños para que escojan hacer aquello que a nosotros nos gustaría haber hecho y no hicimos, a pesar que no es lo que el niño preferiría hacer.

Los adultos pensamos que lo que nuestros padres hicieron por nosotros es lo que nosotros debemos hacer por nuestros hijos, y así erróneamente comenzamos el proceso de ser seguidores de una idea pre-concebida.

Comenzamos la manipulación y control de nuestros hijos tan pronto como ellos comienzan a usar su don de decidir. De la misma manera que nuestros padres lo hicieron con nosotros.

Como humanos hemos evolucionado, por lo tanto podemos aprender a guiar a nuestros hijos por el mundo sin manipularlos.

Tenemos también la capacidad de dejar de seguir lo que dicta la sociedad, el sistema, y con esto darnos cuenta que la educación no solo se da en un aula de clases. También se puede aprender en casa y en la vida con las experiencias del día a día.

Si me hubieran preguntado hace años si yo pensaba ser la maestra de mi hijo, no me hubiera imaginado que sería posible.

En México se requiere del Bachillerato en Educación para ser un maestro. Por otro lado, no creo que en México se permita o promueva la educación en casa.
Seguramente sin la opción de educar en casa, hubiera escogido el camino tradicional al no tener otra alternativa.

En Estados Unidos tengo la opción y la oportunidad de no solo ser la madre, sino también la educadora de mi hijo, ¿Por qué no hacerlo? ¿Por miedo?

Yo creo que todos somos maestros. Todos tenemos la capacidad de aprender y enseñar.

Cuando estaba en la secundaria me dijeron que debía renunciar a la escuela porque no aprendía tan eficazmente y rápido como otros estudiantes. En lugar de buscar maneras distintas de enseñarme, los adultos perdían la paciencia conmigo y me decían que debía renunciar a la escuela.

Afortunadamente nunca abandoné la escuela y terminé la Universidad. Lo hice porque siempre me gustó aprender y estaba de acuerdo con José Martí y su frase “La educación nos hará libres”.

Aprendí de todos mis maestros algo. De los apáticos aprendí que si yo fuera la maestra sería más dinámica y creativa.

De mis mejores maestros aprendí que hay que tener pasión y dedicación por la enseñanza para poder crear una clase en donde todos aprendan.

Precisamente ellos, los mejores, me inspiraron a creer en la educación como la única manera de expandir o cambiar mis ideas preconcebidas.

Siempre me maravillé de todo lo que había en el mundo por aprender, leer, visitar, conocer, descubrir.

Me gustaban también los deportes y tuve la capacidad de jugar varios de ellos. Los disfrutaba muchísimo aunque siempre se me dijo que lo académico era prioridad.

Nunca tuve la oportunidad de tocar un instrumento o aprender otra lengua porque en mi familia no existía el conocimiento de que las artes eran parte de la formación académica.

Un día me dije a mi misma, “Karla todo se puede aprender en la vida si así lo quieres”. Tomé una clase de piano y terminé el curso tocando un par de canciones. !!No lo podía creer!!!

Si se me había dicho que yo no podía tocar el piano ¿Cómo es que lo pude lograr?. Lo hice porque todos nosotros estamos diseñados para aprender.

Ciertamente todos tenemos un talento que es innato y más sencillo de llevar a cabo. Pero absolutamente todos podemos siempre aprender algo nuevo.

He tenido la oportunidad de estudiar y trabajar dentro del Sistema Educativo y ahora tengo la oportunidad de ser parte de los más de 2 millones de padres que educan a sus hijos en casa en los Estados Unidos.
Con esta oportunidad de enseñar, estoy aprendiendo de nuevo y puedo asegurar por experiencia, que ciertamente la educación nos libera de la esclavitud mental.

¿Qué es aquello que nunca hiciste por temor o por seguir una idea colectiva la cual te decía que tu sueño era imposible?

Estoy descubriendo que todo lo que se me dijo que no podía hacer se puede lograr. Si te lo propones, nada es imposible.