Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Ejote intelectualoide

Clasismo
1. nombre masculino
Tendencia o actitud discriminatoria de una clase social respecto a otras que se consideran inferiores.

“Lo que sube, baja”, “La carretera tiene dos sentidos: Uno de ida y otro de regreso” “Como es arriba, es abajo” (Todos éstos dichos son muy aplicables).

Hace unos días con motivo de los resultados electorales, quedó electo como Diputado Federal un chavo banda, por el Estado de San Luis Potosí (“El mijis”).

A raíz de su victoria, comenzaron a salir todo tipo de declaraciones y puntos de vista por parte de los diferentes estratos sociales.

Las redes estaban “Tupidas” de ofensas, de comentarios discriminatorios hacia él y también hacia los que no son como él.

Pero entonces leyendo tal cantidad de insultos, me cuestionaba quién es más clasista y qué es el clasismo. ¿Por qué tendemos a ser tan valientes detrás de un teclado y nos gana el calor por dejar en claro que no nos equivocamos y tras cada respuesta llega otra con una justificación digna de punto final, cuando en realidad no es la capacidad de argumentar y discutir sino un deseo ferviente de querer demostrar que no estamos equivocados?

¿Será que si piensas como yo eres de mi clase y si no…no?

-Voy a poner todo esto en un “Post it” para después retomarlo-

Cuando yo era chica, tuvimos que vivir en varios lugares debido al trabajo de mi padre. Uno de esos lugares fue en la República Dominicana, en un lugar llamado Santiago de los Caballeros.

Recuerdo perfecto el día que llegamos a instalarnos en nuestra nueva casa llena de mosquiteros (Nuestras camas estaban rodeadas por una red)…Todo era tan diferente: El clima, el olor de las calles, el paisaje, la comida, los modismos, la escuela y por supuesto la gente. Y entre todos ellos, yo…una niña descolorida (Como me decían) que hablaba raro, que estaba regordeta y chaparra y que lo único en lo que sobresalió fue en la materia de dibujo.

Santiago se convirtió en una pesadilla para mí. Una pesadilla que logró ser uno de los aprendizajes más valiosos de mi vida –aunque me di cuenta después de varias décadas- y que se ha convertido en una de mis herramientas para salir gloriosa de varias batallas y momentos incómodos.

Viví en carne propia la discriminación. Ser la única niña blanca de primaria en una escuela católica de niños “Bien” se tradujo en una bola de insultos y agresiones físicas al grado de que me arrancaban el cabello a jalones para dárselo a las brujas, era un insulto tras otro a grito pelón por no ser tan “Fit” como ellos (Y es que de verdad que no había niños gordos) y yo como era media “Chubby” pues aplicaba como obesa para mi salón.
La maestra siempre me veía feo cuando comía algo y yo me sentía culpable por comer mi lonche. No había día que no llegara llorando a mi casa.

No entendía el sistema de la escuela. Había que trabajar por puntos y créditos y no por materia como yo estaba acostumbrada. Allá nunca me dijeron: “Saquen el libro de matemáticas y su cuaderno” ¡Noooooooooo! Mi escuela era horrible, nunca pude ponerme al corriente… aunado a que todo era en cursiva y yo leía y escribía con letra de molde.

La mayor de las crueldades: Comer sola todos los recreos por ser blanca y regordeta y que nadie se quisiera juntar conmigo por lo mismo. Mi apodo era “La descolorida”.

Afortunadamente tuve dos amigas y una corta estancia que no pasó de año y medio… si no, juro que hubiera caído en las redes de algún tatuador que me tiñera de negra (Entiendo perfecto el sentido de la película de Pedro Infante de “Angelitos negros” cuando la niña se llena de talco la piel).

Mis dos amigas fueron: Clarita (Como la de Heidi), una niña que era hija de otro ingeniero que también venía de otro país a colaborar en la construcción de la presa; y “Doña Toña” una bruja que vivía por mi cuadra de la cual me hice “super compa”.

De hecho, gracias a ella descubrí que era capaz de soportar el calor aún con el perol encendido. Me enseñó palabras raras, conjuros, sus pollos colgados, la magia de las hierbas y todo bajo la fachada de su vendimia de “Patas de gallo” (Sandalias).

Las tardes eran para hacer tarea y después ir a donde la bruja. Lo mismo que algunas tardes eran para jugar con Clarita, que era mi amiga entre comillas porque nomás le gustaba robarse mis dibujos.

Ella era blanca pero delgada y como ya llevaba más tiempo ahí logró hacerse de otra bola de amigas, donde todas eran flacas… entonces, cuando estaba con sus otras amigas, me ignoraba.

- Retomo el “Post it” –

El clasismo aplica igual en todos. De los negros a los blancos, de los blancos a los negros. Del “mijis” a los “fifís” y de los “fifís” al “mijis”. Estamos en un momento en el que tener una perspectiva de un punto de fuga nos limita. Nomás estamos de argumentativos viendo qué puso el otro, al grado de llegar a perder el sentido del humor.

Es como si ser un “Ejote intelectualoide” fuera lo de hoy.

Por principio de cuentas somos mexicanos y siempre nos hemos caracterizado por el humor, incluído el humor negro, así que por favor dejen de rasgarse el atuendo (Que ya sea de tianguis o de “Marshalls” seguro no está hecho de yute puro, y bien que se lo ponen), por los que menos tienen.

Mejor extiendan la mano, no compren un “porro” de la calle, no fumen mota si es ilegal, denle trabajo a quien lo necesita, generen empleo, sean creativos y nobles con hechos no con argumentos… y ríanse de las bromas, los memes y los chistes. No lo tomen tan personal, que no les van a poner una calle con su nombre.
Lo que me parece inadmisible es sentirnos expertos y llegar al grado de criticar al que critica... ¿No es lo mismo? ¿Señalar al que hace bromas, en serio? Pero ¿Cuándo nos convertimos en la raza del “Amarguiento perfecto”?

No está bien negarle la oportunidad al chavo banda de que haga su trabajo. Y tampoco está bien juzgar a quien no le parece una buena opción.

No está bien que les digan “Fifís” con carácter denostativo a los que tienen porque no es pecado nacer en buenas sábanas. Como tampoco está bien burlarse del que viene de cuna de tierra.

Porque como ya todos sabemos pero se nos olvida: Nacimos encuerados, vamos a dónde mismo y nos convertiremos materialmente hablando, en lo mismo. El reto radica en si ese mismo será el todo o la nada; y eso lo determinarán nuestros actos.

Ps.1. En este mundo matraca, de (Ya saben qué) nadie se escapa…
Ps.2. De “Ladys y Lords” están llenas las redes y lo mejor para el café mañanero del domingo son los memes.
Ps.3. Si puedes generar, ¡Ponte a darle! Las pensiones tienen fecha de caducidad pero tu capacidad productiva es como los lácteos… se vence antes.
Ps. 4. Nadie es inferior: Ni el que tiene más, ni el que tiene menos poder adquisitivo. Tener no te da derecho a pisotear y no tener, no te da derecho a sentirte superior en humildad.
Ps.5. Cuando me pongo “Shorts” y logro ver hasta mis instalaciones, me doy cuenta que entre los blancos… estoy blanca (Errados, errados los dominicanos con eso de “Descolorida”, no andaban)