Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Arely Caballero... el momento de vivir

Era la noche del 20 de julio de 2012, un mensaje de Facebook en el celular llamó mi atención, era ella, me preguntaba cómo iba ZonaLíder.com y si seguía en pie una oferta que habíamos comentado meses antes.

“Me gustaría no sé qué te parezca la idea, de compartir a través de una columna lo que me pasa, que yo sé muchas personas allá afuera están pasando por lo mismo y hasta que a una le toca te das cuenta de tantas cosas… es un cúmulo de cosas, de altibajos, de sacar fuerzas, de valorar, recapacitar. Yo a esta etapa le he denominado una pausa en mi vida, ya dejé de preguntarme por qué a mí, y bueno por ahí va la cosa, no tengo aterrizado la idea, no soy buena para escribir y aún ni siquiera me animo a compartirlo pero tal vez pueda sonar interesante para alguien, no sé tú qué opines, te lo comento porque en algún momento me hiciste una invitación y en ese momento dije Pero qué puedo aportar yo... creo que ahora es el momento”, escribió desde su ipad.

Así comenzó una historia que muchos, miles de ustedes han seguido a través de su columna en www.zonalider.com en los meses recientes, así comenzó una pausa en la vida y una nueva etapa para nuestra guerrera Arely Caballero.

La conocí hace ya algunos años, ambos iniciábamos en la radio en el Grupo FM, lo que ahora es MVS Radio, ella en Sonido 91 (91.5 FM) y yo en Stereorey (103.3 FM), teníamos géneros e intereses distintos, pero el saludo diario nunca faltó, al llegar a la estación, al compartir cabina de grabación o el estudio desde donde se generaban los programas en vivo.

En un medio donde el ego, la competencia profesional y en ocasiones no tan profesional, es una dinámica continúa, Arely siempre tuvo una sonrisa radiante, un saludo cordial y un carácter que se acoplaba a cualquier situación. Su respeto hacia todos era notable. Una Mujer sencilla, dedicada a la radio, su pasión.

Durante el periodo que estuve en el Grupo FM no recuerdo que hayamos sostenido una plática mayor a 5 minutos, pero creo que la amistad y el respeto ahí estaban presentes. Posteriormente continué mi actividad profesional en otros ámbitos, pero estando en el Medio no faltó la oportunidad de saludarnos en algún evento o en ciertas ocasiones que visitaba la radio.

Luego me convertí, también durante muchos años, como miles de mexicalenses, en un seguidor de su programa; su voz, su risa tan especial. Su optimismo se convirtió en parte de la vida de todo cachanilla, y aunque sea por unos segundos era obligado sintonizarla, era como tocar a la puerta del compañero de oficina o de salón, solo para saludar al amigo, para saber que estaba bien.

Estar frente a un micrófono o una cámara no solo es un gran privilegio, implica también una enorme responsabilidad, y solo pocos, muy pocos, reciben el consentimiento de su público para convertirse en el compañero de aventuras, en el confidente, en el amigo, muy poco pueden lograr como ella, que sus seguidores los adopten, casi como un miembro de la familia.

Arely sembró cada mañana una semilla de amor en los corazones de quienes la escuchaban, y ese amor tuvo su momento y oportunidad para renacer con la fuerza de un gigante. Ningún acto de nuestra vida está desligado de otro, lo que hagamos o dejemos de hacer siempre tendrá una consecuencia; con errores y aciertos, con dudas, con temores, vamos aprendiendo y encontrando sentido a nuestra existencia.

Y entonces… sin previo aviso, suceden cosas que cambian dramáticamente toda nuestra perspectiva, nuestros anhelos e ilusiones. Es como caer al vacío, una sacudida que nos hace sentir y recordar los frágiles que podemos llegar a ser como humanos, vemos nuestra vida pasar frente a nosotros en segundos hasta que nos encontramos en un cruce de caminos y tenemos que tomar decisiones.

Nunca pedimos estar en tales situaciones, pero ahí estamos y tenemos la opción de rendirnos, dar marcha atrás, o bien, de ir al frente, de superar lo que venga, aunque sea desconocido, aunque nos cause temor, y aunque haya quienes nos digan que ya pasaron por ahí, nunca habrá dos historias iguales.

Cuando la confusión pasa, surge el instinto, entonces el vació ya no es obstáculo, simplemente se convierte en el espacio ideal para arrojarte y extender las alas.

Arely Caballero dejó de ser en un instante esa chica especial que todos conocimos, para convertirse en una mujer excepcional, una guerrera con la fuerza de la que solo es capaz precisamente una mujer. Su actitud, su entusiasmo, su sencillez, reconquistaron a miles y miles de personas durante 10 semanas a través de sus columnas.

Perfeccionista, dedicada, me platicaba que ya estaba trabajando en una columna, y luego en la otra, escribía de su emoción hasta las lagrimas por los mensajes que recibía, su incredulidad cuando le contaba sobre el número impresionante de personas que seguían sus publicaciones en facebook y en ZonaLíder.com

Pero también sin preguntar demasiado me percaté de los momentos no tan buenos, del dolor, de la desesperación, del esfuerzo, del valor que se asume callado y que no se divulga. A través de ella fui conociendo a su familia, a sus padres y hermanos, fui aprendiendo a respetarlos y admirarlos porque son definitivamente, junto con el pequeño Gael, lo mejor con lo que ella puede contar.

Arely tiene virtud en su alma, y son esas personas virtuosas las que hacen la vida especial, pues solo necesitan sonreír para cambiar todo a su alrededor. Ahora ella sabe que luchar contra una enfermedad no es su razón de ser, lo es luchar por la vida, como lo deberíamos hacer muchos cada segundo de nuestra existencia, luchar para vivir por nosotros, por quienes amamos y sobre todo por quienes no conocemos pero que igualmente necesitan amor.

Ella está consciente que su historia, es solo una de miles, y que siempre habrá alguien más necesitado, pero por destino, por virtud o por decisión propia muchos luchan en silencio. Arely está haciendo valer su vida, escribiendo, hablando sin voz, pero gritando y exigiéndonos que valoremos lo que hoy tenemos.

El cambio es una capacidad que todos podemos desarrollar, una opción que siempre está vigente. Si lo deseamos, solo hay que tomar decisiones para hacerlo realidad. Se han preguntado… ¿cuál es su misión en la vida? ¿Por qué somos ricos, pobres, simpáticos, engreídos, ambiciosos o bondadosos? ¿Cuál es la razón por la que en verdad nos merecemos estar vivos?

No se trata de ser un santo, se trata simplemente de ser mejores personas y de valorar lo que se posee, no es salir a la calle y regalar al primero que pase toda nuestra quincena, no es el dinero. Es un cambio en el corazón, en la mente, y para hacerlo solo basta un pequeño detalle positivo, un día a la vez si ustedes quieren.

¿Saben cuántas veces hemos hablado Arely y yo en los meses recientes?... ninguna. No soy ni su mejor amigo, ni el más cercano, ni el de más confianza, no soy ni su familiar, ni su compadre, ni su compañero de trabajo o de fiesta. Solo soy la persona con la que ha intercambiado mensajes por Facebook y el editor de su columna.

Hoy realmente después de años de conocernos, en los que nunca nos tomamos un café, nunca sostuvimos una conversación mediana, ni compartimos espacio o tiempo, me doy cuenta que no importa. No lo necesitamos.

Un día planeando ZonaLíder.com pensé en ella y le hice un ofrecimiento, pensé en ella porque imaginaba su virtud; cuando ella estuvo lista contestó y la dejó fluir para hacer el bien a mucha gente.

La vida nos da la oportunidad de ser especiales para determinados momentos y personas, solo hay que estar listos para no dejar pasar esa oportunidad.

Siempre he creído que los tiempos del hombre, no son los tiempos de Dios; conocí a Arely como se conoce a cualquier otra persona, pero hoy me puedo dar cuenta de lo afortunado que fue ese momento hace muchos años.

La vida es todo lo que tenemos y solo la recorremos una vez, por ello nunca dejen de decirle a ella y a quienes tienen a su lado lo importantes que son, sigamos su ejemplo y el de muchas otras personas que luchan para vivir en plenitud.

Arely Caballero, nuestra guerrera, tiene mucho por contar… así que seguramente esta historia continuará.