Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

2014, Recomenzar... Renacer o Morir, Ignorar o Seguir

Cada año que pasa vemos reflejada la dualidad de la vida en el año que termina y comienza. Esta acción tan llena de costumbres parece traer emociones distintas dependiendo de nuestras creencias, expectativas, metas, planes o aquello que buscamos de la vida.

Parece ser que rompemos con esquemas, formatos, ideas preconcebidas. Encontramos nuevos caminos, Pero a su vez, por alguna razón, quizas miedo, falta de determinación o simple apatía. Volvemos a lo mismo y lo mismo.

Algunos de nosotros nos comprometemos con el mundo y en ocasiones logramos propósitos que impactan nuestras vidas y la de aquellos a quienes dedicamos tiempo.

En el 2014 y por siempre, Tendremos la oportunidad de decidir continuar las acciones repetitivas que pierden significado y parecen sin sentido año con año, o podemos optar por honrar y vivir día a día, minuto a minuto, segundo a segundo, sin prisas, sin agenda, sin calendario.

Aceptar todos los sucesos que no podemos cambiar ya sean consecuencia de nuestros actos o no, nuestro destino o parte del plan universal, no parece tarea sencilla como nos gusta sugerir a otros. Sin embargo, aceptar nos brinda la oportunidad de vivir en el momento, en el presente.

En lo particular, el año 2013 pasó tan de prisa. Entre las ocupaciones de Mamá, maestra, esposa, mantener mi ideología, buena o mala pero mía, y con tantos otros retos, le faltaron horas a mis días. No tuve tiempo de desear que se acabara el año, sino más bien, me uní al 2013 y traté de acompañarlo con sus situaciones, dilemas, momentos divertidos y estresantes.

Hubo dudas y miedos, sí, pero también fortaleza y seguridad. Fui yo, me expresé acerca de todo lo que me hacía sentir mal, pero también supe agradecer lo que me hacía sentir bien. Me sentí triste y lloré, sí, pero también celebré y me reí. Usé todas las opciones que se nos han otorgado como ser humano y me rehusé a pretender que no pasa nada, cuando si pasa…

Di mi opinión a aquellos que nunca han experimentado dificultades en sus vidas y no quisieron, supieron apoyarme en momentos difíciles pero si se dedicaron a decirme cómo vivir, proceder, actuar. Traté de no hacer planes a futuro y no porque no crea que exista un futuro, pero porque planeando el futuro se me escapaba experimentar, vivir el presente.

En si, la vida tan volátil me llevó de nuevo a reflexionar una y otra vez sobre la pregunta ¿Cuál es el verdadero propósito de nuestras vidas? Encontrar un trabajo, ganar más dinero, perder peso, viajar, son excelentes ideas temporales que parecen motivarnos.

Pero… ¿Hemos cumplido con el propósito en la vida, con la vida y la humanidad? al lograr ser ese “alguien en la vida” al obtener “el éxito”, pertenecer a un grupo, ser el primero en la clase, el número uno en el equipo deportivo, el CEO de una compañia, casarnos, convertirnos en padres, etc…

¿Hemos cumplido con un propósito? al acumular cosas materiales, no saber desprendernos, pretender ser cristianos y usar la palabra “Dios” en cada frase, saber rezar un padre nuestro o al “leer la Biblia”, al mismo tiempo que omitimos a aquellos que sufren, o padecen hambre, “los menos afortunados” como si no fueran seres humanos. Competir con nuestros hermanos, amigos, vecinos, familia o aquellos que decimos amar

¿En verdad es parte de nuestro propósito en la vida? Ya sea que hemos permanecido en esta vida 5 años, 38 o 90, ¿Hemos aprendido a compartir todo lo que tenemos? ¿Hemos caminado la misma distancia que aquellos seres que han caminado por nosotros con amor y lealtad ? ¿Hemos dejado los egoismos y las envidias? ¿Sabemos pedir perdón y perdonar, amamos y dejamos que nos amen?

El mundo entero recordará el 2013 como el año en que Nelson Mandela dejó de existir físicamente. Cada vez que el mundo pierde a un ser excepcional, y la Historia tiene algo más que agregar a sus libros, nosotros tenemos la responsabilidad como seres humanos de buscar el bienestar de una nación y no el interés propio.

A los líderes políticos de nuestros países les faltaron días para cumplir o concluir con las promesas prometidas durante el 2013. Recomenzar, nos brindará a todos 365 días para poner en acción, lo que hemos dicho tantas veces con palabras.