Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Soledad, la nana de la juventud

Recuerdo que hace ya algunos años escuché la frase “Los niños ni solos, ni desocupados”, entendiendo esto en el sentido que los niños deben estar bajo cuidado y acompañamiento de un adulto, y desarrollarse, ya sea en alguna práctica deportiva, educativa, social o artística; que les permita una vida sana.

El asunto es que no crezcan en la soledad e inactividad.

Si observamos a nuestro alrededor vemos como muchos de los niños y jóvenes pasan la mayor parte del día solos y prácticamente sin actividad. Muchas horas frente a una computadora, teléfono celular o juego de video, enlazados con otros chicos por la vía electrónica, con una cartera amplia de supuestos amigos en las redes sociales, pero en realidad sin estar acompañados por ninguno de ellos.

Dándole al “me gusta” o “compartir”, pero sin interactuar sentimientos o emociones, por medio de entonación de voz, pausas, gestos, movimientos de manos o expresión de los ojos; tantas cosas que se pueden decir a través del lenguaje no verbal y que solo se pueden apreciar personalmente, enlazados con muchos pero en compañía de nadie.

Esto me lleva a expresar con gran preocupación que en la actualidad los niños y los adolescentes son criados por la soledad, están creciendo en ausencia de alguien que los guíe por el camino de la vida.

Podemos argumentar válidamente porqué se presenta esta situación, misma que puede ser la necesidad económica, la existencia de solo una figura parental, la ausencia de ambos padres; en fin muchas son las cosas, el asunto es tratar de ver qué se puede hacer, porque las consecuencias ya se están padeciendo.

La Real Academia de la Lengua Española la define como la “Carencia voluntaria o involuntaria de compañía. Lugar desierto, o tierra no habitada. Pesar y melancolía que se sienten por la ausencia, muerte o pérdida de alguien o de algo”.

La soledad ha provocado que nuestra juventud busque la manera de cómo llenar ese vacío, esa ausencia de alguien a su lado, esa necesidad de ser escuchados o valorados, esa posibilidad de poder expresar lo que sienten sin ser agredidos o excluidos; si en casa el joven esta “solo” o es “nadie”, buscará la forma y el lugar para ser alguien y formar parte de algo, que como sabemos no siempre es de la forma adecuada.

Todos los adolescentes tienen la necesidad de reafirmarse. Les gusta saberse aceptados, amados, comprendidos, escuchados, saber que tiene sentido su vida; pero si en casa no hay con quien compartir esas emociones pues entonces emprenden una travesía que tiene como objetivo localizar el espacio donde sí alcancen a percibir que son “alguien”.

En muchos grupos de jóvenes se puede identificar a cada uno de los integrantes por sus logros, esto es “a fulanito se le conoce por que es el que más toma”, “a menganito se le conoce como el que más pleitos ha tenido”, “a perengano se le conoce como el más bravo”, y así sucesivamente, necesitan destacar y ser reconocidos en su persona y si en casa no se les reconoce tienen que salir para lograrlo.

La soledad es el momento propicio para llenar de cosas la existencia y a través de los medios de comunicación se ofrecen gran diversidad de formas para realizarlo. Puede ser a través de compras frenéticas de artículos electrónicos, zapatos, ropa, licores o revistas, entre otros tantos; por medio de la educación o mediante un desarrollo espiritual, en otras palabras, un verdadero sin fin de posibilidades.

Cuando el joven tiene a alguien a un lado, este le deberá de ayudar a discernir que es lo más conveniente para su vida. Pero cuando no hay nadie, entonces pasa lo que a muchos jóvenes que desorientados se han metido al mundo de los excesos, drogas y delincuencia; y no necesariamente que no hubiera alguien en casa, sino que no estuvieron ahí para orientarlos.

Por eso es importante estar atentos a ellos, saber cuáles son sus intereses, qué aspiraciones tienen, que tipo de sentimientos están pasando.

También resulta muy importante estar al tanto de quienes son a sus amigos, saber dónde viven cada uno de ellos y quienes son los papas. Que el joven se sienta seguro y acogido, con un espacio y privacidad adecuados; dándole la libertad conforme vaya creciendo en responsabilidad y en edad.

Hay que detenerse y ver con atención: es alarmante como hoy en día tenemos a muchos niños y jóvenes criados y guiados por la soledad.