Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

¡Que el que trance... ya no avance!

- Si no peleas para acabar con la corrupción, acabarás formando parte de ella-. Joan Baez.
- En tiempos de corrupción, es cuando más Leyes se dan – Etienne Bonnot.

Como el mal hábito de la persona que barre la basura en casa y la deposita de bajo de la alfombra; una acción cómoda, indebida, pero que nadie se da cuenta hasta que después de mucho tiempo, la suciedad, sale a la vista, se desborda y vuelve a ese hogar, inhabitable.

Así parece la corrupción en México, una práctica que daña la moral, la dignidad, la economía y la congruencia de las personas, y a pesar de ello, se ha convertido en la base económica de muchos sectores, incluyendo los partidos políticos.

Cómo creer que saldrá una acción efectiva para acabar con la corrupción en la administración pública, si quienes la elaboran y están presentando algunas propuestas, forman parte de partidos políticos bañados en la corrupción, malas prácticas y procesos poco transparentes.

La Cámara de Diputados, concluyó sus trabajos a finales del 2014 dejando pendiente la discusión sobre la conformación del Sistema Nacional Anticorrupción, probablemente un asunto a retomar en este 2015, como esos propósitos de año nuevo que nunca se cumplen, siempre son los mismos, y pensamos que ahora sí.

Por qué decir ahora, que con una nueva Ley, se va a acabar con éste asunto, cuando ese es precisamente el problema, que no se cumple el marco normativo ya existente. Siempre la inercia de ante cualquier problema, crear nuevas reglamentaciones, organismos y dependencias que merman recursos del presupuesto integrado por nuestros impuestos y no dan ningún resultado.

Actualmente tenemos en cada municipio del país, una sindicatura, en otras instancias de gobierno se encuentra la Secretaría de la Función Pública, Auditoría Superior de la Federación, las Contralorías estatales, órganos de Fiscalización de los Congresos locales, así como institutos como el de Transparencia y Acceso a la Información.

Ninguna de estas instancias han cumplido su objetivo, al menos que se trate de utilizar la información con la que cuentan, para alguna revancha política. No están coordinados entre sí, ni tienen mecanismos claros de prevención, investigación y sanción.

Qué va a hacer un contralor, si le toca revisar la labor del Gobernador quien le dio trabajo, lo puso en ese cargo y gracias a él cobra su sueldo.

Qué acciones va a tomar la Auditoría Superior de la Federación al momento de revisar la cuenta pública y la correcta aplicación de los recursos, si de acuerdo a su normatividad sus revisiones las debe ejecutar hasta el año siguiente que se ejerció el presupuesto y los resultados los presenta después de un año más.

En el mejor de los casos, que se tengan investigaciones concretas, cómo pensar que se va a sancionar al corrupto, si nuevamente en la impartición de justicia entra la burocracia y el 98 por ciento de los delitos no se castigan.

Las sanciones que hemos visto, se tratan de “inhabilitación del servicio público” por un determinado tiempo, cuando a ese funcionario “castigado” lo que menos le interesa con todo lo que se robó, es trabajar.

La impunidad en este tema, nos lleva a mundo al revés, en donde el funcionario se enriquece y con esos recursos, consolida nuevos proyectos políticos, impulsa su carrera y se vuelve un político exitoso, al grado que muchos aspiran ser cómo él, incluyendo el robar “bien”.

Más aún en personas que no saben vivir más que solo de la “grilla” y tienen que aprovechar al máximo su momento en un cargo público.

Por qué creer, que la propuesta del Sistema Nacional Anticorrupción será un organismo autónomo, cuando se ha visto durante muchos años, como entran intereses partidistas en institutos como los relacionados a proceso electorales o derechos humanos.

Ninguna reforma o acción bien intencionada va a funcionar si no se acaba con la corrupción, que todo lo tuerce y solo beneficia a algunos cuantos, y esos cuantos son los que viven de reglamentos complicados, marañas y huecos en la ley, crean más comisiones y mas dependencias con la finalidad de que en lugar de encontrar una solución, se haga más complejo el problema.

No se ocupan más organismos ni más leyes, simplemente se requiere que se cumplan las ya existentes, y voluntad para revisar el actuar de los funcionarios.

¿Qué pasaría si revisaran cuentas bancarias de magistrados, jueces, legisladores, administradores aduanales y titulares del poder ejecutivo?

Hoy más que nunca existe una inteligencia financiera, la cual forma parte importante la Secretaría de Hacienda.

Para el tema de la corrupción, se requiere de la participación verdaderamente ciudadana, no de organizaciones sociales que reciben apoyo de gobierno, sino de gente capaz, comprometida, responsable y con credibilidad moral, interesada en lo que sucede es su comunidad.

Creo que la mayoría de la población aún tiene esas características, con una mayor organización, es muy posible lograr que -el que trance no avance-…

Twiter: @alfredovega100