Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Primer quimio... la leve

Aló, aló, aló… es un gusto y un placer saludarlos como cada miércoles y seguir compartiendo este proceso que me toca vivir; gracias por todos sus mensajes, no me canso de agradecerlos, sobre todo las palabras y sus experiencias. ¡Gracias por compartirlas!

Me he dado cuenta que todos tenemos una historia que contar y sin duda alguna me han enseñado, ¡que todo es posible!

Anteriormente les había platicado acerca del “ansiado resultado”. Por fin después de tanta espera teníamos en nuestras manos el diagnóstico, justo para empezar el tratamiento que tanto había esperado, pero mientras eso sucedía yo tenía apenas dos semanas de cicatrización de mi operación de biopsia y debía esperar dos semanas más para arrancar con mi primera quimioterapia.

Al mismo tiempo que esto ocurría mi situación ya era desesperante, mis actividades se reducían a nada por la falta de aire.

Mis traslados ya eran en silla de ruedas para no cansarme y solo de la casa al doctor, y si bien me iba, si me aferraba como niña chiquita, eran también a la iglesia.

Recuerdo un domingo que estaba ahí en la iglesia donde mi hermana y mi mamá ya habían asistido un par de veces a misas de sanación, deseaba acudir personalmente a conocer al padre; él mientras daba su sermón que me venía como anillo al dedo hablaba de varias cosas, pero el tema que más llamó mi atención fue el de lo malagradecidos que somos todos nosotros porque solo cuando ocupamos favores es cuando ahí estamos y después nos olvidamos.

Y es verdad, siempre decimos: por favor Señor ayúdame a pasar mi examen, por favor ayúdame a que todo salga bien con mi embarazo, por favor ayúdame a conseguir trabajo, pedimos, pedimos y cuando se nos concede el favorcito nos damos la media vuelta y nos olvidamos del compromiso que tenemos, no solamente de recibir, sino también de dar, compartir, apoyar y ayudar a quienes más lo necesitan.

Ese día conocí al padre, me transmitió una paz interior que me llevó a pensar que sanaría pronto. Yo solo le pedí fuerzas y él me dijo… TEN FE todo estará bien escúchame, ¡estarás bien!

Después de regresar de Tijuana el siguiente paso era entrevistarme con la Dra. Norma Alicia Tapia, encargada de aplicar la quimioterapia; llegué a su consultorio, me revisó, vio que efectivamente me era casi imposible respirar y sugirió aplicar casi de inmediato la primera quimio.

Tendría que ser leve porque yo aún no estaba al 100% recuperada, acordamos esperar una semana más y así iba a suceder. Al día siguiente estando en casa, de repente mi falta de aire se tornó más grave, tuvimos que salir corriendo al hospital justo para aplicar esa PRIMER QUIMIO LA LEVE, una quimio que ayudaría a reducir el tumor y por consiguiente a liberar la tráquea para poder respirar.

Así pasé un fin de semana en el hospital y después en casa con algunos estragos de esa primera quimio, que ya empezaba a tener efectos, como mi cabello que poco a poco empezó a caerse cada vez que me bañaba, era inevitable, se venían pedazos y como me lo sugirieron empecé a cortarlo por partes para no sentir cómo lo iba perdiendo.

Tuve también otro tipo de estragos, hubo días que sentía calentura y dolor en las articulaciones. Mis baños eran al estilo vaquero por aquello de la falta de aire y auxiliada por alguien más, un angelote que siempre ha estado a mi lado: mi Mamá (qué no haría una madre por sus hijos).

Nunca pensé decir esto pero me desesperaba bañarme, era como una especie de ansiedad, no podía ni sentir el agua en mi cara porque sentía que me ahogaba, obvio mis lágrimas ante tal situación se disimulaban entre el agua, no podía creer que después de tanto tiempo mi madre volvería a bañarme.

Pasaron los días y tuve otro episodio en el que tuve que salir corriendo al hospital, esa semana coincidía con mi próxima mini cirugía la cual sería para poner un Portacat, un catéter que se introduce entre el hombro y el pecho, a través del cual se pasa todo el medicamento necesario durante el tiempo de tu tratamiento.

Y justo ahí en espera de la cirugía de la próxima quimio fue que empezó todo esto de escribir; estar en un hospital durante mucho tiempo para ser más exacta cuatro semanas, a final de cuentas pone a prueba tu paciencia y resistencia.

Haces cosas que en tu vida por diversas razones, o simplemente por la falta de tiempo las vamos dejando, como leer, terminar un libro tras otro y otro, tienes mucho tiempo para pensar, evaluar, reflexionar, analizar y valorar lo que ha sido tu vida en el pasado, los errores que has cometido, los capítulos que aún no has cerrado a pesar del paso del tiempo, las cosas inconclusas, las malas decisiones, analizas tu presente, lo que te está tocando vivir y lo que te depara el futuro.

Te das cuenta quiénes están ahí, quiénes alegran tus días, quiénes te apoyan incondicionalmente, quiénes te ayudan y te dan palabras de aliento, y también lamentablemente se te cae la venda de los ojos y te das cuenta de quiénes no han estado para ti, aún en los momentos más dolorosos y a veces las verdades cuestan.

Pero sinceramente les digo que más vale descubrirlas a tiempo y valorar a esas personas realmente importantes; esta pausa en mi vida ha sido, podría decirlo dentro de todo lo que cabe, una gran experiencia, una lección de vida que pienso seguir enfrentando aunque haya días nublados y donde se necesite poner un extra más de FE, PACIENCIA Y MUCHA FUERZA.

No recuerdo dónde ni cuándo leí estas sabias palabras que dicen: Le pedí a Dios que me diera TODO para disfrutar de la vida y me dio VIDA para disfrutar de todo.

Para qué queremos todo… si no tenemos lo más importante, SALUD, sin ella, no hay vida.

Continuará…