Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Papá ¿Yo de dónde soy?

Las preguntas de los hijos, en no pocas ocasiones, nos suelen meter en problemas. Esto lo comento por qué aún recuerdo uno de los cuestionamientos que más me han hecho sudar en mi vida como padre.

Sucede que hace ya algún tiempo cuando mi hija mayor tendría alrededor de cuatro años se dirigió a mí con una vocecita suave, tierna, casi imperceptible, y me pregunta:

-- Papá, ¿Yo de dónde soy?

Entonces, un tumulto de ideas, imágenes, posibles respuestas y cuestionamientos se me venían a la mente; las manos me sudaban, los pies me temblaban, el cabello se me enchinaba.

Me dije, ¿cómo, ya tan pequeña y con esas preguntas?, ¿qué le voy a decir?, ¿cómo le voy a decir? Aunque solo había pasado uno o dos segundos desde que me hizo semejante pregunta, a mí me pareció una eternidad.

Tomé aire, con una expresión como de que “aquí no ha pasado nada para alarmarse”, le dije:

-- “Mi niña, ¡pues de aquí de Mexicali!”

Y me quedé tranquilo, a gusto; ya que las respuestas –dicen los expertos-- deben de ser sin complicaciones, sencillas, nada rebuscado.

-- “No papá, ¿Yo de dónde soy?”

¡Pero como! ¡Qué no se supone que los niños con una respuesta clara y fácil les debiera de ser suficiente!

Mi mente se puso nuevamente en vértigo, la tranquilidad solo me duró medio segundo, el sudor y el temblor regresó, mientras pensaba una y otra vez, ¡ya llegó el momento! ¡ya llegó el momento! Mi esposa es quien debiera de explicar todo esta situación, me decía en mí interior.

Me armé de valor, con voz tranquila y determinante le dije a mi pequeña hija, que esperaba con sus ojitos bien abiertos:

-- “Mira mi corazón, tú eres fruto del amor entre tu ama y yo”.

¡Uff!, lo dije. Situación salvada, el control es retomado y todo está en normalidad, es difícil ser un padre asertivo, pero alguien tiene que hacerlo.

-- “No papá, ¿Yo de dónde soy?”

¡Qué! ¡Cómo! ¿Qué pasó? ¿Qué no había quedado ya resuelto la pregunta del millón? De eso se trataba o ¿no? Mi niña se me quedaba viendo con una carita de incomprensión y no tuve más remedio que decirle a mi hija:

--“Haber hija no te entiendo lo que quieres saber”

Ella tomo en sus manitas un calendario de sus personajes de princesas y me dijo, con esa vocecita que aún mantiene:

-- “Mira papá, mi primo es de abril, tu eres de noviembre; yo ¿de dónde soy?”

-- ¡…!

Una de las cosas que regularmente hacemos los adultos es suponer. Suponer que sabemos o entendemos las cosas que los hijos quieren o necesitan, en ellas están las cosas que les inquietan. Por ello es muy importante tener la certeza de lo que están preguntando.

Los niños durante su desarrollo se van interesando por lo que les rodea, muchas veces no saben cómo plantear las preguntas que les ayude a resolver sus dudas, pero los adultos debemos estar atentos y preparados para hurgar en sus pensamientos y conocer que es lo que les está inquietando.

Por lo regular, en sus primeros años requieren de saber qué es lo que les rodea, por eso a la edad de los 2 a los 3 años sus preguntas suelen ser “¿Qué es eso?” Una respuesta sencilla y una muy breve explicación del funcionamiento, pudiera ser suficiente.

De los 4 a los 5 años empiezan los “¿Por qué?” desde luego que aquí es más complicado responder, un “porque sí” resultará insuficiente, por ello es importante dar una respuesta verdadera pero con un lenguaje claro y sencillo, no darle información que no está pidiendo.

En ciertos momentos es adecuado indagar más en lo que quiere saber e incluso preguntarle en donde escuchó o vio eso que está preguntando, sobre todo si su interrogantes tiene que ver con los temas de tipo sexual, violencia o de drogas.

Regularmente los niños se interesarán por saber más sobre la vida y la muerte, sobre sus parte genitales o sobre por qué papá y mamá se besan en la boca. Lo fundamental es saber que nos preguntan y atenderle con verdad y claridad.

¿Dónde radica la importancia de responderles a los hijos cuando son pequeños?

Si las dudas durante su edad infantil no son atendidas por sus papás, estás no van a desaparecer y el interés por conocer permanecerá; la cuestión es que ellos empezarán a buscar respuestas en otra parte y muy seguramente con otras personas, y cuando crezcan no miraran a papá y a mamá como fuente que les ayude a despejar sus incógnitas.

Siempre hay que darnos el tiempo para atender las inquietudes de nuestros hijos, que vean en papá o mamá alguien en quien confiar; eso permitirá conocerlos mejor y prepararlos para su mejor desenvolvimiento en la sociedad.