Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Más respeto porque también soy Presidenta o De por qué los viernes no son mis favoritos

Laura Athié*, Tejedora de historias
laathie@gmail.com /Twitter @lauraathie
www.tejedoradehistorias.com

Mis días favoritos eran los viernes, un escape hacia a libertad. Salir de la oficina el último día hábil de la semana me hacía sentir como cuando sonaba la campana de la preparatoria y yo corría emocionada rumbo al patio pasando por enfrente del chico pelirrojo que en aquel entonces, tanto me gustaba.

Eran tiempos maravillosos en que en el metro había espacio suficiente para caminar entre la gente sin que nadie tocara tus caderas, en los que podías salir a las calles de la mano de tus hermanas a gastar el domingo en dulces de la tienda de la esquina o al parque a jugar hasta que la tarde se hiciera noche y tu madre asomara por la ventana de la casa gritando, ¡a cenar!

Pero luego, cuando el exceso de autos ya no permitió sentir el viento entrar por el vidrio de la ventana para refrescarte el rostro y en su lugar dejó espacio al humo de los escapes, los descarté, no me gustan más los viernes y menos los de quincena, es más, no hay día peor para mi que el último laboral de la semana, ya no es hábil es inhábil, inútil a pie, en auto, en bicicleta, en metrobús, es un suplicio. Odio los viernes.

Ahora recuerdo, gracias a los viernes, también mis años escolares de secundaria. Como hoy, que voy justo atorada en un tráfico infernal con la música hip hop del auto vecino a todo volumen de lado derecho de mi oído y el motor ruidosamente insoportable del camión de carga en el izquierdo, mientras trato de escuchar a Abril que me cuenta lo que sus compañeros de cuarto de primaria y ella opinan sobre los candidatos.

Mami, pregunta, ¿y la señora que te espera en casa es candidata?... apenas y escucho, sigo pensando en la secundaria, en el preciso instante en que comprendí por obra y gracia de Dante Alighieri que el infierno era cónico y entonces me dieron ganas de conocer cada círculo de la Divina Comedia y hasta llegué a pensar que sería interesante ver los tormentos, disfrazada de diablilla perdida por ahí, observando pero sin sufrir.

Más ahora sé que el infierno de Dante era la gloria comparado con un viernes de tráfico en el Distrito Federal, ciudad averno, infernal como ninguna otra.

Entre el freno y el clutch a una velocidad máxima y peligrosa de 10 kilómetros por hora desespero de nuevo y maldigo una vez mas esta ciudad, sus policías que descomponen los semáforos, su gente histérica que toca las bocinas y pega su auto al mío dejando apenas un milímetro de espacio por el que no pasa ni una hormiga.

El celular suena por tercera ocasión. Abril me insiste que Carolina, su amiguita, votará por el señor del cabello blanco, que ella y sus compañeros votarán por… e interrumpo, me parece increíble que ustedes hablen de esas cosas, maravilloso, me sorprende que tan pequeños tengan conciencia de lo que sucede en su país pero, creo que desafortunadamente no podrán votar ahora.

Con su cara de niña de diez años me mira molesta, estira el brazo y me pasa el celular, responde, dice, es Carmen.

Vestida de violeta color IFE, Carmen me espera en las escaleras de mi casa, enciende su cigarro, llama para avisar que está ahí. Yo, que sigo atorada en Mariano Escobedo, le digo que si quiere mejor nos vemos otro día, que me apena hacerla esperar.

Ella me dice que no hay problema, ha venido a darme mi nombramiento y un curso de capacitación. Me enojo, no hay manera de deshacerse de Carmen, media hora después estamos en la cocina.

Cuando ella extiende su folder tamaño oficio sobre la mesa y comienza a explicarme que el primero de julio elegiremos a 128 senadores y 500 diputados me enojo aún más al recordar el costo que para nosotros los ciudadanos significa la manutención de todos esos señores y señoras.

Abril interrumpe: ¿y también presidente, verdad señora?, ¿puedo quedarme aquí?, pregunta.

Las dos escuchamos las indicaciones: cuándo y cómo abrir la casilla, de qué forma armar la urna, dónde ir a recoger el paquete electoral, cuándo será el simulacro.

En mi escuela también hacemos simulacros, explica mi hija que ha escuchado todo el tema sobre las etapas de la jornada electoral, nos explican que nos tiremos al piso así, dice como si se escondiera bajo la banca, como si se resguardara de alguna ráfaga de balas, en seguida se para y nos advierte, es que no todos los simulacros son de temblores, este en el que va a participar mi mamá, ¿será peligroso señora Carmen?

Carmen me mira extrañada, observa el reloj y pregunta si tengo mas dudas, observa de reojo a Abril y se sincera, bueno, habrá seguridad fuera de la casilla, me dice, si alguien llega sin credencial de elector e insiste en votar, tú tienes el poder de llamar a la fuerza pública.

Si los representantes de casillas se niegan a firmar el acta de cierre, o si te exigen sellar las boletas, pueden hacerlo, sigue explicando Carmen, si hacen proselitismo y no se retiran cuando se los indiques, también puedes llamar a la policía, a veces pueden ponerse molestos o tal vez tratar de que se anule la casilla, deberás tener la astucia suficiente para controlar la situación, deberás conocer la ley, tú serás la autoridad.

Quizá haya votantes molestos, me sigue informando, la casilla para las elecciones en el Distrito Federal abren a las 7.30 am y ustedes no podrán abrir sino hasta las 8 en punto, eso indica la legislación.

Comenzamos a hablar de los casos de votantes acarreados, de representantes de partidos o grupos sindicales que vienen con la consigna clara de buscar situaciones extrañas en dónde no las hay, de gente que llega ya con el dedo pulgar entintado o de la ausencia de los otros compañeros que participarán como funcionarios de casilla ese día.

A continuación me explica como debo dar por terminada la jornada, cerrar la casilla, contar las urnas, guardar, armar y entregar los paquetes y continúa platicándome anécdotas de conflictos en plena jornada electoral.

El curso para el Proceso Electoral Federal 2011-2012 en la cocina de mi casa ha terminado.

Carmen se despide, me deja un folleto, dos manuales y casi me da la bendición. Hemos quedado de vernos nuevamente el 23 de junio para hacer un simulacro que espero no sea como el que nos explicaba mi hija tirada al suelo pecho tierra con las manos en la cabeza como si estuviera en un campo de guerra.

Será tranquilo, dice Carmen, todo va a salir bien. Revisamos el calendario, el 23 no es viernes, puedo estar tranquila, ella me repite una vez más indicaciones sobre mi papel, se despide con prisa y se va no sin antes advertirme que cuide mi nombramiento, que debo llevarlo ese día, que deberé revisar el de mis compañeros, que y que y que y las indicaciones no se acaban y yo ya la veo borrosa, no escucho sus palabras de sólo imaginar lo bueno o lo malo que pueda suceder y digo adiós.

Mamá, entonces, ¿también serás presidenta?, pregunta Abril más seria que de costumbre.

Suena el timbre, ella contesta el interfón. Es Carmen de nuevo, habla agitada: perdón, disculpa, con los nervios me llevé tu nombramiento. Abril baja por él documento y vuelve. Ajá mamá, sí, ¡serás presienta!, me dice y lee a continuación: Laura Isabel Athie,12 consejo Distrital con cabecera en Cuauhtémoc, de entidad federativa Distrito Federal, de conformidad con lo dispuesto en la Constitución Política Mexicana y el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE), tiene a bien notificarle que ha sido designado (a): PRESIDENTE de la mesa directiva de casilla en la sección 488 1, que se instalará en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Con algo de sorpresa marco a Carmen y le inquiero: ¿pero no me habías dicho que después de los cursos ustedes decidirían qué nombramiento tendría cada quién?... Ah, sí, responde, es que lo decidimos antes, lo harás muy bien, no te preocupes.

Cuelgo, aunque la decisión me parece poco democrática y observo a Abi que escribe en una hoja una lista de peticiones. ¿Y eso?, le pregunto, mira, aunque vayas a ser sólo presidenta por un día mamá y aunque nadie votó por ti, deberás saber algunas cosas que mis compañeros y yo opinamos sobre lo que hay que hacer de inmediato en este país, incluyendo el tráfico del viernes, dice muy segura y sigue escribiendo.

Laura Athie: Mexicana, madre de Abril. Especialista en difusión de políticas públicas, Maestra en Política Educativa por el IIPE UNESCO, comunicóloga por la Universidad Autónoma de Baja California, ciclista convencida, votante desde los 21 años y Presidenta de casilla elegida de manera no democrática, por primera vez en su historia.