Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Los juegos de manos son de villanos.

En algún momento de tu vida ¿has escuchado esta expresión?: “los juegos de manos, son de villanos”; yo sí. Cuando era niño así me lo llegó a decir mi mamá en el momento que miraba que mis juegos eran un tanto violentos, sobre todo cuando estaba jugando con alguna de mis hermanas.

Pasaron algunos años y fui un adolescente, mi papá siempre me decía, “oiga hijo, a la mujer jamás se le golpea”. Nunca, me decía, por ningún motivo vaya usted a golpear a una mujer, eso no es de hombres. Y recuerdo que le causaba mucho coraje saber que algún “valiente” hubiera golpeado a su novia o su esposa. Varias veces le llegue escuchar la expresión “que cobarde, que poco hombre resultó”.

No en pocas ocasiones intervino en pleitos maritales y en más de una vez la agredida le reclamó por entrometerse en asuntos familiares ajenos, arguyendo que su esposo podía hacer con ella lo que quisiera; en serio, solía ocurrir.

Pero sí hubo otros casos en los que la vida estaba de por medio y su proceder no solo salvó la vida de la esposa, sino también la de los hijos. Casi en todos los casos el esposo llegaba alcoholizado, en otros pocos drogados y por ahí uno que otro por celos enfermizos.

¿Porqué comento esto?, resulta que esa violencia familiar ha ido en aumento, y ésta se gesta desde el noviazgo; desde que los jóvenes inician su proceso de conocimiento mutuo para saber si ambos son aptos para el matrimonio, ahí comienza a vislumbrarse el tipo de relación que llevarán de casados.

La realidad nos muestra un panorama un tanto desolador, según la Organización Mundial de la Salud, 3 de cada 10 adolescentes denuncian que sufren violencia en el noviazgo y que muchas de las mujeres que son maltratadas durante el matrimonio vivieron violencia en el noviazgo.

Por su parte, el Instituto Mexicano de la Juventud ha dado conocer cifras en la que hay que poner mucha atención, dice que en nuestro país el 76 por ciento de los mexicanos de entre 15 y 24 años con relaciones de pareja han sufrido agresiones psicológicas, 15 por ciento han sido víctima de violencia física y 16 por ciento han vivido al menos una experiencia de ataque sexual.

Mientras tanto en nuestra localidad, los medios de comunicación nos han informado de varios casos donde la violencia en el noviazgo ha llegado hasta la muerte.

¿Qué pasa con los jóvenes? ¿Acaso no están preparados para llevar una relación sana y de armonía?, ¿Qué están aprendiendo en casa? ¿Qué viven en ella? ¿Cómo se les está educando para sostener una relación con otro ser humano?

¿Se les prepara para la frustración? ¿Están aptos para relacionarse con los demás? ¿O estamos creando seres egoístas, hedonistas, que solo buscan su satisfacción personal y no se les enseña a ver por los demás? ¿Por qué la violencia?

¿Por qué acostumbrarse a ella?

El joven que debe ser sinónimo de esperanza, de amor, de alegría, de paz, de benevolencia, de bondad, de fidelidad, ahora vive el antónimo de su propia esencia, y en ella encontramos la furia, la violencia, la desventura, la soledad, la falta de respeto hacia su propio ser.

Porque el hombre se determina por su relación con los demás y si su relación con los demás es de violencia, así se está reafirmando, aún en contra de lo que debe ser. Un ser creativo, propositivo, bueno, que busca la concordia y el buen desarrollo, a eso está llamado el ser humano, no a la destrucción, desafortunadamente esa violencia solo trae consigo decadencia.

El noviazgo --que tiene como función principal establecer los cimientos sólidos de un matrimonio—que se cubre bajo un halo de violencia, es como querer que un árbol crezca fuerte y grande alimentándolo con gasolina. Una relación basada en el dolor solo dará frutos de dolor, una relación fundamentada en la falta de respeto mutuo, terminará destrozada.

Las preguntas serían ¿Cómo quieres que sea tu matrimonio? o si ya estás casado ¿Cómo quieres que sea el de tus hijos? ¿Sabes que tipo de relación llevan tus hijos? ¿Has comentado con tus hijos la importancia del respeto propio y el de los demás? ¿Detectas en tu hija que pudiera estar sufriendo algún tipo de agresión, ya sea física o verbal?

Si aun no sabes que tipo de relación sostienen tus hijos, es tiempo de que te acerques para que conozcas, si ya te has dado cuenta, es importante tomar cartas en el asunto. Platícalo y pide asesoría con algún experto en la materia. No lo dejes pasar.

Por eso digo tanta razón tenían mis padres: “el juego de manos es de villanos”.