Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

La importancia de aprender a esperar

Cuando estábamos pequeños, mis hermanas y yo, teníamos una madrina que año con año nos llevaba a casa los regalos navideños que con mucho entusiasmo esperábamos. En realidad era madrina de una de mis hermanas, pero todos nos la apropiamos como tal, gozando de los beneficios que eso conllevaba.

Nuestra madrina, quien radicaba en Calexico, California; todos los años se iba de vacaciones al Distrito Federal y antes de ir para allá, llegaba a la casa de mis padres para dejarnos los obsequios para cada uno de nosotros –mis tres hermanas y yo-.

Mi madre decía:

- ¡Muchas gracias comadre, no te hubieras molestado!

- No es ninguna molestia, es tan sólo un detallito para los niños.

- ¿Cuál es el mío?
- ¿Y el mío?
- ¿Y el mío?
- ¿Y yo?
- Haber hijos, dejen ahí; los regalos se abren hasta navidad.
- ¡Pero mamá!, ¡Ándele déjeme ver que es!
- No, estos son para navidad y se abren en navidad.

En realidad esto sucedía cada vez que la muy querida madrina hacía escala en la casa para posteriormente partir a la capital del país a sus muy gustosas vacaciones.

Nuestra mamá tomaba las cajas envueltas y las guardaba celosamente en un closet enorme, diciéndonos:

- No quiero que nadie ande buscando nada, ¿entendido?

Nosotros como obedientes que fuimos respetábamos tal orden, y pacientemente esperábamos –por lo menos yo- hasta que llegará la mañana del 25 de diciembre para abrir los ansiados regalos. Sin lugar a dudas una vez abiertos los disfrutábamos a lo lindo y los presumíamos con nuestros demás amigos de la cuadra, ¡era fantástico!

El pequeño inconveniente de todo esto era la espera. Si la espera.

Sucede que nuestra madrina decidía irse de vacaciones al Distrito Federal en el mes de Julio y como regresaba para después de navidad, ella siempre prefirió que tuviéramos los regalos antes del 25 de diciembre, por qué no sabía a ciencia cierta su fecha de regreso.

Ante ello, todos nos veíamos en la necesidad de esperar prácticamente seis meses para abrir los regalos. ¡Imagínese eso! ¡Aguantar todo ese tiempo eso si era loable!

Siempre, siempre esperamos hasta el día 25 por la mañana para abrir los obsequios que ella nos regaló. En fin, cosas de la infancia.

La espera –además de generar la paciencia— permite que la persona aprenda a valorar lo que tiene o lo que alcanza; de esta manera puede darle importancia a lo que es debido y a lo que no lo requiere tanto.

Motivar la espera en los niños, les enseña a comprender que hay un orden y que al igual que yo, hay otros niños tienen derecho a tener su turno en los juegos, en las competencias; lo mismo ocurre al momento de hablar, al hacer fila, cuando quiere salir o entrar a un cine, parque o circo.

Saber esperar permite, además de cuidar los juguetes que son recibidos, respetar los espacios de otros y de fomentar en el niño el respeto a las demás personas; va surgiendo en él -en forma silenciosa- la virtud de la prudencia, la sobriedad y el dominio propio.

Vemos diariamente como algunos de los niños y jóvenes de hoy, no saben esperar, no sólo a lo que a la recreación se refiere, sino en otros aspectos de su vida. En ocasiones llega a ocurrir que no soportan que se les diga que “hijo, hija todavía no es tiempo”.

Esta imposibilidad de esperar se puede trasladar a otros aspectos de la vida, como lo pudiera ser la parte sentimental o en la relación con los seres que se ama.

Por ejemplo, un joven que no sabe esperar y que no tiene dominio de sí mismo, es probable que no se detenga a pensar las consecuencias que conlleva tener relaciones sexuales en una edad en la que aún no es plenamente responsable de sus actos o que no posee la madurez suficiente para la conducción adecuada de su vida.

Quizá pudiera ocurrir que, aquel joven novio que pide a su amada la prueba plena de su amor porque no es capaz de esperar el tiempo y las condiciones, deje de valorarla una vez ya logrado su objetivo personal.

Dejando de lado los ejemplos sentimentales, la escasa tolerancia a la espera, se ve reflejado cuando los automovilistas, no son capaces de esperar una señal de tránsito, la fila al momento de cruzar la frontera o los carriles de circulación. Y como estos hay otros ejemplos que se pudieran enumerar.

La espera aplica en el área del ejercicio profesional, familiar y social. El saber esperar fortalece la templanza y la paciencia, que resultaría muy importante retomar en la sociedad, en la que hoy, la intolerancia y la impaciencia forman parte de la vida común.

Navidad en Julio, quien diría que fuera útil.