Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Giovanni Falcone, el hombre que enfrentó a la Mafia

"La ley no se fija en si el culpable es bueno o malo, sólo atiende a la suma de daño hecho. Lao Tsé.

El Instituto de Cultura de Italia en Ciudad de México, recordó este pasado 23 de Mayo, como en muchos lugares del mundo, el 20 aniversario de la Muerte de Giovanni Falcone, el juez que inspiró a funcionarios y ciudadanos por su determinación e implacable lucha contra el crimen organizado.

En ese entonces, mientras los mafiosos festejaban en la cárcel la muerte de su más aguerrido enemigo, del hombre que había sentado en el banquillo a 400 mafiosos de Cosa Nostra y había dictado contra ellos 360 condenas por un total de 2.665 años de cárcel, Italia se sumía en un clima de desolación.

Sin embargo, este crimen provocó un cambio profundo en la sociedad civil italiana, que a partir de ese momento, entendió que era necesario comprometerse con fuerza y entrega en la lucha contra Cosa Nostra.

Y lo cierto es que, aunque la mafia en Italia sigue disfrutando de una excelente salud económica, ya no tiene al Estado de rodillas como 20 años atrás. Así lo indica un documento en donde relata su biografía.

El aniversario del asesinato de Falcone fue conmemorado la semana pasada, con numerosos actos en toda Italia, principalmente –según explicaron- en Palermo, donde atracaron barcos 'pro-legalidad y anti-mafia' con miles de jóvenes a bordo procedentes de 160 escuelas italianas y a los que se sumaron en tierra otros muchos estudiantes sicilianos, calcularon en total 20.000 y bajo el lema: "La mafia mata, el silencio también".

En el evento se detalló como en la curva de la autopista entre Isla de las Mujeres y Capaci, mataron al juez antimafia Giovanni Falcone, a su esposa, la también magistrada Francesca Morvillo, y a los escoltas Rocco Di Cillo, Antonio Montinaro y Vito Schifani. La precisión del instante se conoce porque los instrumentos del Instituto de Geofísica y Vulcanología del monte Erice registraron un “pequeño movimiento sísmico”.

No era un terremoto, sino la explosión de 500 kilos de dinamita colocados bajo la carretera, hechos estallar al paso de la comitiva. Solo se detuvieron a los autores materiales, pero ya nadie duda de que aquel en el atentado no solo participó la Mafia, pues en ese momento se investigaba su conexión con funcionarios del Gobierno.

Curiosamente hace tres años el ex presidente Italiano, Berlusconi detuvo toda investigación, con el argumento de que “no podía gastarse dinero del contribuyente en asuntos del pasado”.

Se han escrito una cantidad importante de libros de la vida de Falcone, quien al iniciar su guerra contra el crimen organizado, siempre consideró que los esfuerzos no deberían enfocarse a la rutina criminal o atacarlos con armas directamente, sino a presionar en dónde más les duele, en su capacidad financiera.

Al inicio, se percató de que un italiano de nombre Spatola, maneja gran cantidad de dinero y que, a su vez, tiene gran facilidad para hacerse con contratos públicos. La senda del dinero lo lleva a descubrir que esta persona, tiene unos primos en Estados Unidos, concretamente en New Jersey, para posteriormente llegar a la conclusión de que el dinero que llega de América es a cambio de la heroína que parte desde Sicilia.

Una de sus frases era: “Un cadáver se puede hacer desaparecer en ácido. Pero el dinero deja siempre una huella…”.

En esos momentos en Italia, cualquier negocio o empresa, pagaba cuotas a la Mafia por derechos de piso, incluso cobrables a otros miembros de la mafia que incursionaban en terrenos de otro grupo criminal. Este pago ya estaba constituido y se veía algo “normal” a lo que Falcone siempre decía que el que paga, de facto, está reconociendo a los criminales como una organización legítima. Un Estado dentro del Estado”.

Cuando le cuestionaban qué podía hacer un empresario si tomaba la decisión de no pagar piso a los criminales, sabiendo que corría peligro su vida o incendiarían su negocio, que era los más común, Falcone decía: “Hay una manera de oponerse, la mafia no es una sociedad gallarda, no es un grupo criminal valiente. Te mata si haces una guerra solitaria, por tu cuenta, pero si te organizas puede llegar a respetarte. Ahora hay revueltas contra la Mafia en toda Sicilia”.

Convencido de que la clave era pegarle a la mafia en su poderío económico, comenzó a investigar el circuito del dinero y descubre las grandes cantidades de dinero con las que se hacían negocios relacionados, con la basura y la construcción, entre muchos otros.

La droga llegaba desde los países productores del Triángulo de Oro. Las refinerías están en Sicilia y en Francia, sobre todo en Marsella y desde ahí, finalmente, partían hacia Estados Unidos como país de consumo.

Es así como poco a poco logra documentar la información producto de investigaciones minuciosas que dan como resultado los juicios -que se llevaron a cabo en un inmueble especial blindado en contra de atentados-, que lograron el encarcelamiento de cientos de criminales, a pesar de que le decían en ese entonces, que su estrategia estaba equivocada.

Y por si fuera poco se manifestaba la presión grupos y medios de comunicación financiados por la mafia, que incluso a esas familias criminales las querían hacer ver como grupos benefactores, a pesar de ser multiasesinos.

Falcone tuvo grandes e históricos logros en contra de los criminales, sin embargo sabía que tendría que pagar la factura con su muerte lo que sucedió el 23 de mayo de 1992. Tras este hecho se desataron una ola de protestas y las mujeres colgaron en las ventanas, sábanas blancas en las que podía leerse “Fuera la mafia”. El Estado le declaró la guerra al crimen organizado y envió soldados a Sicilia.

El decía que el problema de la Mafia, no solo se presentaba en Italia, sino que se trataba de un problema mundial, y eso nos queda claro cuando escuchamos el concepto de “pago de piso”, grupos y criminales que trabajan por territorios en un país en el marco de la corrupción de las autoridades.

Al parecer la estrategia en México es distinta a la de investigar y atacar la red financiera de los criminales, Falcone no estaba de acuerdo con el ataque frontal, pues sabía de sus repercusiones en la sociedad civil.

Muchos hablan en nuestro país, de cuando lleguen a gobernar, se enfrenarán a las mafias, de forma distinta, pero nunca dicen cómo; es muy probable que no tengan idea, de las acciones a realizar.

Sin embargo es fundamental como lo dijo Falcone, y tener éxito en esta guerra: “que cada quien haga lo que le corresponde”, refieriéndose a que en el Estado, funcione cada parte como debe de ser, el Poder Ejecutivo, Legislativo, así como el Judicial, donde él operó , en este último caso, aplicando la Ley.

A fin de cuentas su frase predilecta fue "Gli uomini passano, le idee restano. Continuate a camminare sulle gambe di altri uomini."

“Los hombres pasan, las ideas permanecen. Continuarán caminando sobre las piernas de otros hombres”.