Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Esperando a que te equivoques

“La innovación es la que distingue al líder de sus seguidores” Steve Jobs.

-Uno de los grandes miedos de los jugadores poker en las mesas, sobre todo los que están empezando, es el de cometer errores-, me comentaba un experto de este juego. Explicó que es una actitud comprensible, pero ese mismo miedo propicia que el participante mande señales de comunicación no verbal que lo encaminan a perder.

Añadió que nadie está exento de cometer errores, lo interesante es, que esta regla también incluye a tu rival. La diferencia es cómo manejas este problema. Lo primero -dijo- es que te vean seguro, debes estar dispuesto a tomar riesgos y si te equivocas no mandes un mensaje de debilidad, pues el contrincante te está observando, vuelve a intentar tu mejor jugada.

Posteriormente, me explicó los movimientos que comúnmente hace el jugador “loser”, ese que hace evidente su miedo a equivocarse al momento de abrir su cartas, sentado en la mesa de juego, especialmente si le toca una mala jugada. Cuándo por un factor externo en el marco de la suerte, tiene buenas cartas, también sin querer lo comunica, de tal forma que solo obtiene un juego corto de apuesta baja.

Mientras me repartían las cartas, me quedé pensando en las palabras de esa persona, quien es propietario del Casino en el que estábamos, un buen comerciante y jugador; relacionaba sus comentarios sobre el miedo a equivocarse, con lo que escuché dos días antes al asistir a unas pláticas de desarrollo de ejecutivos en donde tocaron varios aspectos referentes al tema de la innovación.

-El miedo a equivocarse puede traducirse en inactividad, estancamiento, a preferir no hacer nada para no cometer errores y es entonces cuando corres el riesgo de perder el trabajo o que tu empresa pierda competitividad-, dijo uno de los ponentes, refiriendo varios ejemplos del cómo las grandes innovaciones están precedidas de tropiezos.

Comentaron que en los años 50, los hermanos Jacuzzi, inventaron una bañera diseñada para tratar personas enfermas de artritis. El sistema funcionaba maravillosamente, pero fue un fracaso rotundo de ventas – pocos enfermos de artritis tenían la capacidad de comprar semejante producto.

Este error, se mantuvo hasta que decidieron apuntarle a otro mercado: un producto de lujo para los más adinerados. La palabra es ahora algo común en las bañeras de lugares como hoteles o casas y seguramente alguna vez hemos usado uno, solos o acompañados.

Muchas veces - decían- la mejor la manera de probar una idea es “haciendo las cosas” dejando atrás ciertos análisis excesivos. Entre más pruebas, más fallas, pero también más éxitos obtienes, y normalmente muy por encima del promedio.

Otro gran ejemplo de la “cultura del ensayo y error” es Silicon Valley, el centro de tecnología e internet más exitoso del mundo, en donde el autor Miek Malone define esta zona como un gran “cementerio de ideas”. Pero de cada una de esas ideas de negocios que han fallado, sus ejemplos y sus errores han quedado registrados en la memoria colectiva: y se ha convertido en su fortaleza más importante.

Una buena historia de este tema la tiene la empresa de artículos de papelería y oficina “3M”, en donde por una falla, produjo un pegamento que no cumplió su función, -no pegaba-!, y de ahí surgió uno de sus productos íconos, el famoso “Post-it”.

Que tal la referencia de un monje, con cierta adicción al vino, que en el proceso de elaboración se equivocó y por error fermentó dos veces la misma botella, lo que dio lugar al Champagne!, el del error fue un tal “Dom Perignon”.

También en este tema está la historia del laboratorio que fracasó en su intento de solucionar problemas de presión arterial, sólo para darse cuenta que había un efecto colateral. Actualmente su invento se traduce en una pastilla azul llamada “Viagra”, equivocación que logró hacer feliz a mucha gente.

Si esos errores no le dejan en bandeja de plata un producto radicalmente innovador, son un paso que le enriquece en el camino para lograr sus objetivos. Thomas Edison decía a sus críticos, que “todos esos experimentos fallidos no son errores, son métodos nuevos que no funcionaban”.
Claro que ese argumento de Thomas Edison, no salvará a nadie de que lo corran en su trabajo por querer justificar repetidos errores que no van encaminados crear algo nuevo, es distinta la irresponsabilidad, falta de seguimiento o fallas en la ejecución en un procedimiento que puede provocar un impacto económico.

Comentan hay que hay sociedades con distinta tolerancia a que su gente cometa errores, particularmente en Europa, a pesar de su alto nivel cultural es muy estricto ante las fallas, al contrario de países como Estados Unidos, en donde la prueba y el error o exponer cualquier idea por loca que parezca es parte del proceso.

En Latinoamérica es un tema distinto, según explicaron en dicha conferencia, sin el ánimo de generalizar, pero es una constante en varios países de esta región, que existe una alta tendencia a la crítica sobre las ideas nuevas, no solo incomoda cualquier idea nueva, sino que se busca inmediatamente algún defecto suficiente no para corregir, sino para descartar la iniciativa por completo.

Los niños tienen la capacidad innovadora de forma innata, es un don que es reprimido en la casa y después en un largo proceso, en la escuela, donde el buen estudiante es aquel, que memoriza, sigue los pasos puntualmente que le marcaron en cualquier procedimiento y lo que haga después de eso, ya no cuenta. Le enseñan a exponer lo que dice un texto, pero no se valora la idea nueva que inspiró esa información.

Es ahí en donde está presente una mayor área de oportunidad, motivar, impulsar, inspirar líderes innovadores a tomar riesgos y experimentar nuevas formas de hacer las cosas, de administrar, ejecutar, de comunicar así como crear distintos esquemas y productos. En las organizaciones empresariales por lo regular se vale correr altos riesgos siempre y cuando estén en el marco de un proceso de prueba sin exponerse a la pérdida económica.

A fin de cuentas, en la vida personal y profesional, entre más avances, siempre habrá gente que desea y estará esperando a que te equivoques, la diferencia es, que ese error se convierta en un invaluable aprendizaje, que no se olvidará y por el contario será la antesala de un logro importante, para decepción de tus detractores: “El fracaso derrota a los perdedores e inspira a los ganadores”. Robert T. Kiyosaki.

Frases: ”En la vida como en el poker, no se trata de que te toque buen juego, sino usar bien las que te tocaron”, “Fallar más seguido, te hará exitoso más pronto”, Tom Kelly; “Si hubiera preguntado a la gente qué producto querían, me hubieran respondido, un caballo más rápido”: Henry Ford. ““Vale más hacer la cosa más insignificante del mundo, que estar media hora sin hacer nada.” Goethe; “No hay secretos para el éxito. Este se alcanza preparándose, trabajando arduamente y aprendiendo del fracaso”. Colin Powell; “Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito”. Thomas Alva Edison; “Nunca andes por el camino trazado, pues te conducirá únicamente hacia donde los otros fueron”. Graham Bell; “El fracaso más grande es nunca haberlo intentado.” Proverbio chino.