Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

El ansiado resultado

Aló, aló, aló… nuevamente los saludo con muchísimo gusto, espero estén muy bien disfrutando de su vida día con día; estoy muy agradecida por los comentarios que hacen después de leer cada columna, quiero decirles que absolutamente todos son leídos y son de gran motivación para mi existencia.

Recuerden que la vida es solo una sucesión de hechos, pero lo importante es cómo la vivimos.

Escribir para mí ha sido una nueva etapa y me animé gracias a una persona, el Dr. Rafael Estrada Caravantes, cirujano oncólogo, toda una personalidad, muy honesto y sincero que no dudó en darme unos cuantos consejos ante esta situación de la lucha vs el CANCER, entre ellos el proceso de liberar emociones para después poder continuar.

“Arely ponte a escribir eso te va ayudar y al final lleva tus escritos a una editorial y sacas hasta un libro” me dijo.

Sonaba medio descabellada esa idea porque nunca lo había hecho, pero a final de cuentas más rápido de lo que pensaba ya lo estaba haciendo en ZonaLíder.com y más que nada porque tengo 17 años compartiendo con ustedes parte de mi vida a través de la radio.

Sé que se preguntaban y se especulaba acerca de mi salud, como “teléfono descompuesto” me llegaban comentarios de lo que se decía, hasta dijeron que estaba desahuciada, ENTONCES DIJE NO, ESTO ES DEMASIADO creo que tengo que compartirles mi historia tal y como es.

En la columna anterior les comentaba que mi operación de corazón abierto había salido muy bien gracias a Dios y al Dr. Jose Hernández Fujiyaki, cirujano cardiovascular, que de entrada cuando lo conocí me trasmitió esa vibra especial, esa conexión que se debe tener con los doctores; de tranquilidad ante lo que te están diciendo y sobre todo de confianza con esa trayectoria que tiene de miles cirugías de corazón.

Llegué hasta él porque un primo preocupado ante la situación nos decía, vayan a Tijuana y busquen una segunda opinión, el Dr. Jorge Zavala, oncólogo, los puede orientar, y dicho y hecho después de 4 horas de analizar mi caso el Doctor solo me dio 2 opciones: un Doctor del Distrito Federal y el de Tijuana, que fue la opción más viable.

Gracias al primo Kiki Caballero, mi “angelazo”, y es que en casos como este, no duden en buscar varias opiniones. Nunca esta por demás.

Algo súper importante que les quiero recomendar es contar con un Seguro de Gastos Médicos Mayores (GNP), la verdad uno nunca sabe cuándo te pueda ocurrir cualquier eventualidad, ya que por lo menos en mi caso me ha salvado de todo lo que he tenido que pasar y gastar, y créanme que todo en esta vida esta carísimo.

A veces no pensamos en adquirir este tipo de seguros, porque lo consideramos un gasto más cada mes, pero al final uno gasta ese dinero en otras cosas más superficiales; háganlo por su salud, de verdad es básico contar con uno y gracias a mi agente Omar Sánchez Leyva que se ha portado increíble (este es otro tip, busca que tu agente sea tu amigo).

Y bueno después de mi última operación, lo que seguía era la difícil recuperación y esperar el resultado de LA TEMIBLE BIOPSIA, una recuperación muy dolorosa, una abertura del pecho al ombligo con 6 alambritos dentro, es especial y desesperante, pero bueno había que poner todo de mí parte para salir rapidito de ésta.

Seguía siendo larga la espera sin poder respirar, todo esto cambió mi estilo de vida, mi alimentación, ahora tenía que comer sano para que ayudara a mi cicatrización, incluía todo tipo de verduras que en mi vida había probado pero que eran buenas, sabrosas y nutritivas.

Alimentos que definitivamente todos cada día deberíamos incluir de forma habitual. ¡Aprendamos a comer sanamente!

Algo que me pasó en esta etapa, fue bajar de peso sin quererlo, de repente hasta mis pantorrillas desaparecieron, ¿a dónde se fueron?? Todo tu cuerpo cambia cuando estás enferma, hasta tu piel se vuelve seca, áspera.

Por lo regular la mujer (estamos de acuerdo) quiere estar delgada, hacemos lo imposible para mantener ese nivel que marcan en la tv, en revistas, en todas partes, ese prototipo de mujer de ¡wow que cuerpazo!, y somos tan aferradas a estar bien bonitas que todo lo hacemos.

Como en las competencias es igual aquí, competimos hasta con la vecina, la amiga, la compañera de trabajo, hasta con la que pasó por enfrente que ni siquiera conoces, pero sinceramente basta con tan solo aprobarte tal como eres y verás que puedes cambiar muchas cosas.

A mí me llevo varios años aceptar mis defectos, como decir: no me gustan mis pies o no me gusta mi cutis y tengo lonjita; ahora en lugar de preocuparme por esas cosas, me he dado cuenta que no hay nada mejor que aceptarse por lo que tú eres y lo que tienes, no ocupas más, a final de cuentas la envoltura no es lo importante sino lo que está dentro.

Mientras pasaban los días, esperaba los resultados tan ansiados, por fin el día llegó, dos semanas después de mí operación debía trasladarme a Tijuana para revisión y diagnóstico, era un día especial para mí pero muy cansado, sobre todo subir la Rumorosa recién operada, en cada curva sentía que se me movía todo por dentro.

Llegamos a Tijuana, mi recuperación iba bien, era cuestión de tiempo para que cicatrizara rápido, solo un par de semanas más.

Los resultados ya estaban listos, pero tenía que hablar con la oncóloga asignada, la Dra. Genoveva Ochoa, para que me explicara lo que pasaba; una personalidad con mucho carácter y fuerza, muy enérgica en sus palabras pero muy sincera y franca.

Llegamos a su consultorio y ya nos esperaba, nos sentamos, yo entre mis 2 valientes en esta larga espera, mi papá y mi hermano Tito, siempre presentes, lo cual me daba la fortaleza necesaria para no caer.

El resultado era una tumoración llamada Linfoma, para mí todo daba igual era CÁNCER, la Doctora con ese carácter enérgico me explicaba paso a paso, como con manzanitas, lo que tenía, dónde estaba ubicado y qué se tenía que hacer.

Yo estaba como “shockeada”, desde un inicio sabía lo que podría ser pero hasta no tener resultados lo podría creer, y luego la doctora alzaba la voz y me decía todo lo que iba acontecer con el tratamiento de las quimioterapias, sus efectos y su duración.

Que se me iba a caer el cabello era de ley, me recomendaba irlo cortando poco a poco para no sufrir el trauma de perderlo todo de un jalón; su duración en cuanto al tratamiento podría ser de un año o más dependiendo de cómo reaccionara y los efectos pues ya se imaginarán múltiples que esto conlleva.

Mientras, yo solo escuchaba, se me llenaban mis ojos de lágrimas, me controlaba, respiraba y la dejaba hablar, en realidad los que preguntaban eran ellos, mi familia.

La Doctora sugirió atenderme aquí en Mexicali, ya que no tenía caso ir hasta Tijuana y nos recomendó a la mejor para hacerlo, a la Dra. Norma Alicia Tapia Esparza.

Salí de ahí seria, callada y enojada, pasábamos por el centro de Tijuana y había manifestaciones todo ese día del Movimiento #YoSoy132, entre todo eso, solo recuerdo que grité: "Un año", es demasiado tiempo.

Entonces mi papá me dijo: “Arely, alégrate porque ya sabemos qué tienes, agradécele a Dios esta nueva oportunidad de vida, tu tumor es curable y existe un tratamiento. ¿Sabes tú, que tengo empeñada mi vida por la tuya?, le pedí a Dios que no me fueran a decir que te quedaban pocos días de vida y él nos escucho. Da gracias por todas la bendiciones recibidas”.

Mi hermano me decía, tú llora, sácalo, y lloraba lo menos posible porque se agitaba mi respiración (que lata ni eso podía hacer). Creo que la última vez que lloré tanto, mis ojos de repente se secaron, ya no salían más lágrimas, nunca pensé que ese efecto podría suceder.

Fue cuando me dijeron que había perdido a mi primer bebé, cuando apenas tenía 3 meses de embarazo, en el momento fue la noticia más impactante, sé que todos te dicen que es súper común, que a todas les pasa con el primero, eso lo comprendí después de mis tres días de duelo.

Entendí que las cosas pasan por algo pero lo tienes que vivir para saberlo, ahora entiendo esa frase de mi amigo Omar Landa: "Siempre lo que viene es mejor", porque un año después llegó Gael.

Después solo regresamos de ese largo viaje, el más largo entre Tijuana y Mexicali. Llegamos a casa, la familia completa estaba reunida para escuchar las noticias y ellos me daban su apoyo incondicional, sus palabras de aliento, de solidaridad y de unión familiar.

Yo seguía derramando lágrimas con mi bebé en los brazos y solo recuerdo que Gael volteaba y me veía, y aunque no entendía lo que sucedía, él solo acercaba su carita a la mía como tratando de quitar esas lágrimas que yo tenía.

Fue ahí cuando entendí que más tenía que aferrarme a la vida, a salir adelante y a luchar por toda la gente que está a mi alrededor, llámese hijo, familia, amigos, compañeros y conocidos.

Incluso gente como muchos de ustedes, que aún sin conocerme me dan palabras de aliento y me tienen en sus oraciones, lo cual agradezco inmensamente porque todo eso me fortalece más y más para seguir adelante. Con Fuerza, FE y actitud.

Continuará...