Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

¿Cuántos son y de a cómo nos toca?

Unos días después del proceso electoral, circulando en mi carro por unas de las avenidas de la Ciudad de México, pude observar cómo un grupo de ocho jóvenes estaban escribiendo una serie de leyendas en los muros que sostienen los pasos a desnivel en las orillas de las saturadas vialidades de esta zona.

Lo poco fluido de tráfico me dio oportunidad de ver que se detuvo una patrulla con los códigos encendidos, posteriormente bajó uno de los policías de la unidad, se aproximó a los jóvenes, quienes al darse cuenta, formaron un medio circulo para evitar que el agente interrumpiera a su compañero que estaba con el bote de pintura terminando una frase más sobre la pared.

Algunos de traían chamarras universitarias, del Tec de Monterrey y otros de la Universidad del Valle de México; veían frente a frente al policía, sin decir ninguna palabra, dejando claro el mensaje de que no pasaría.

El policía les comentó algo que no pude escuchar, a lo que no contestaron y solo movieron la cabeza en señal de negación, mientras el “poli” volteó a la patrulla, para cerciorarse que su compañero no bajaría a apoyarlo.

Otros tres estudiantes que estaban más cerca de donde yo estaba, se acercaron y dijeron entre ellos: “ ¿Qué paso?...llegaron unos chotas…” uno de ellos dijo; “¿Cuántos son y de a cómo nos toca?” en alusión al inicio de una pelea.

El “artista urbano” concluyó su mensaje, recogieron sus cosas, antes de seguir su tarea de caligrafía en otro punto, le tomaron una foto al letrero y se retiraron del lugar.

De la misma manera el policía, después de jugar el rol de espectador y no de autoridad, regresó a la patrulla para continuar su recorrido y seguir luchando por resguardar el orden y respeto a la cultura de la Legalidad.

Algunas de las frases escritas en un punto vial que sería envidiado por cualquier publicista por la afluencia de gente que pasa diariamente por el lugar decían: “No nos merecemos este Presidente; No nos merecíamos esos candidatos”, Basta de partidos políticos mediocres y corruptos”, “Ni el PAN, PRI o PRD: revolución ciudadana”.

Al mismo tiempo, escuchaba la Radio Ibero, donde comentaban su molestia, sobre la forma en que los medios tradicionales insistían en etiquetar a los movimientos de estudiantes que estaban surgiendo, como expresiones de grupos de izquierda, en apoyo de un partido o de uno de los candidatos perdedores, con la finalidad de desacreditarlos.

En sintonía del sarcasmo y la crítica inteligente de lo que pasaba en México, estos comentarios fueron secundados por el audio de una entrevista realizada hace algún tiempo a la actual esposa del presidente electo.

Los locutores se burlaban y hacían alusión al despliegue de elocuencia, cultura y fomento de valores expresados por la futura primera dama de México.

En medio de risas, se transmitía la entrevista en la que entre muchas cosas, Angelica Rivera comentaba al preguntarle una reportera de espectáculos, sobre quién pensaba que son más infieles, los hombres o las mujeres, ella contestó: “creo que son igual, solo que las mujeres sabemos manejarlos mejor, los hombres siempre se ponen nerviosos y nosotros tenemos más pretextos, podemos decir que fuimos al mercado o algo así”.

Lo anterior antes de comentar que la parte favorita de su cuerpo eran sus pompis, a lo que los locutores remataron: “Estamos de acuerdo con la futura Presidenta del DIF de México y agradecemos que comparta toda su sabiduría como futura primera dama del país, nos sentimos realmente orgullosos….”

Es extraño darse cuenta que hay gente que realmente le molesta el movimiento de jóvenes que está surgiendo en varios puntos de nuestro país, cómo si no hubiera motivos para indignarse por lo que pasa especialmente en la política de México y en otro sectores los medios de comunicación.

El movimiento sigue creciendo, lejos de perder fuerza, se unen cada vez más agrupaciones, lo que tiene grandes ventajas pero al mismo tiempo latentes riesgos, pues como todo movimiento social, tienen las mismas inconformidades pero diferentes caminos de cómo expresar su malestar y lograr una solución.

Lo interesante es que han sabido ponerse de acuerdo, sobre llevar sus diferencias pero aunque en realidad si existe una fuerte corriente de izquierda, a la mayoría les molesta de sobre manera esa campaña que como toda una estrategia de comunicación los mezcla con el movimiento de inconformidad de López Obrador.

Quienes lo hacen deberían recordar cómo surgió este movimiento, nació en el momento que los quisieron calcificar como “porros”, como “unos cuantos inconformes”, como gente externa a la institución académica y sobre todo cuando los jóvenes se dieron cuenta que lo que pasó aquel día en la Universidad Iberoamericana, fue muy diferente a lo que reportaron las cadenas de televisión.

Los que hemos podido ver de cerca estas manifestaciones, podemos constatar que es un movimiento legítimo ciudadano, que hace mucho tiempo no se veía, y por eso mucha gente no lo puede o quiere entender y forzosamente los quieren clasificar en un partido.

En sus actividades se aprecia su interés por que se diga la verdad en los medios, se abran los partidos a ciudadanos que valgan la pena y que las instituciones sean realmente transparentes.

Se puede percibir también que está involucrada gente en su mayoría de estudios universitarios, bien informada, que no la pueden convencer con un argumento retórico de cualquier político, mucho menos con despensas o monederos electrónicos. Pero puede ser atractivo dar un paso más allá en tomar acciones violentas para hacerse escuchar.

Por otro lado, están los representantes de los partidos políticos cada vez más metidos en proteger su coto de poder, en la grilla interna y asegurar su futuro económico en el tiempo que le quede en su carrera política cada vez más competida y con menos espacios.

Que mejor muestra de insensibilidad sobre lo que pasa a su alrededor, que con el surgimiento de grupos de jóvenes inconformes a la mitad de las campañas, ningún candidato tuvo la atención de presentar su plan de gobierno para atender a este sector.

En lugar de minimizarlos y descalificarlos deberían de ser tomados en cuenta por las instituciones, organismos empresariales así como partidos políticos para formar verdaderos foros de discusión de los diversos problemas de nuestro país, aprovechando los liderazgos, energía e ideas nuevas que tanto hacen falta.

La comunidad avanza y la clase política se queda atrás, lo preocupante es, que al parecer ya estamos en un punto medio en el que de seguir esa tenencia de desacreditación y no tomarlos en cuenta, este movimiento como ya ha dado algunas señales, empezará a radicalizar sus posturas para lograr lo que todo ciudadano tiene derecho, que los grupos políticos escuchen sus inconformidades y sean tomadas en cuenta con la seriedad e interés que se merece.

Es importante recordar el libro de la Rebelión de las Masas de José Ortega y Gasset, cuando menciona que los agentes de cambio surgen cuando el Estado confía demasiado del conformismo e indiferencia de la población y se llena en la arrogancia y cerrazón en su mundo de auto complacencia a tal grado que intenta aplicar medidas correctivas cuando ya es demasiado tarde.

Datos de las elecciones: Fueron electos 500 diputados federales, 128 senadores, 1 Presidente de la República, 79.5 millones de personas en el listado nominal, del cual voto el 62 por ciento, cada voto efectivo costo 376 pesos –de los más costosos del mundo-. Casillas instaladas 143,435.

Una pregunta: ¿Valió la pena?.