Clima Mexicali - Isolated Thunderstorms, Min: 29 C, Max: 39 C
Clima Tijuana - Parcialmente Nublado, Min: 18 C, Max: 27 C
Mexicali Centro Autos - 10:00 am PDT30 min, 8 líneas abiertas
Mexicali Centro Peatonal - 10:00 am PDT40 min, 3 líneas abiertas
Mexicali Centro Ready Lane - Update Pending
Mexicali Centro SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Autos - 10:00 am PDT40 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Peatonal - 10:00 am PDT0 min, 2 líneas abiertas
Mexicali II Ready Lane - 10:00 am PDT15 min, 5 líneas abiertas
Mexicali II SENTRI - 10:00 am PDT0 min, 1 líneas abiertas
Tipo de Cambio 16/12/2012 -
Compra : 12.85 ,
Venta :
13.10

Cosa de hombres

Sé que varios hombres se quejarán de lo que voy a escribir hoy, pero esto que diré, no lo digo al tanteo, tengo testimonio de varias mujeres con argumentos similares. Respiren profundo, aguanten y lean.

Semana uno.
El esposo se siente mal, le duelen las articulaciones y está adolorido, lleva varios días quejándose. La esposa preocupada le manda mensajes a la doc (nuestra querida Ixchel). Ella le explica lo que puede ser y le recomienda algo que tomar. El esposo toma lo indicado, pero continúa con las molestias.

Semana dos.
Siguen los malestares, el esposo corre a hacerse análisis. Regresan los resultados. El esposo los trata de descifrar, busca en internet. Empieza a ponerse paranoico, interpreta y hace su propio diagnóstico. Está muy enfermo. ¡Oh no! Parece grave.

Semana tres.
Empieza a tener más achaques, más dolores, más molestias. La esposa trata de consolarlo. No lo logra. El esposo cree que es una enfermedad degenerativa, no, no, seguro algo peor, sus días están contados. La esposa intenta tranquilizarlo y le pide que en cuanto el especialista regrese (que seguro anda en un congreso o algo) vayan a verlo para terminar con este martirio.

Semana cuatro.
Estamos a punto de hacer el testamento. El especialista vuelve, lee los resultados y le dice que no se preocupe que lo ve en unos días (los días más largos de la vida de la esposa) pero el esposo ya esta decidido: es diabetes. Por fin llega la visita al doctor. El médico lo recibe, lo calma y le explica que está perfectamente bien, sano y salvo. Vivirá. Bendito dios. La esposa ya estaba muy angustiada.

Hombres, hombres, hombres. Son los más escandalosos cuando se enferman, los más paranoicos y quejosos. Les da una gripa y es como si tuvieran neumonía. Una indigestión y ya casi hay que ir al hospital e internarlos.

No les quiero decir llorones, pero caray, cómo son exageraditos (para que se escuche más bonito). Me sé miles de historias similares a esta. Hipocondriacos a morir, se azotan y se tiran para que les demos sopita y los apapachemos como bebés. Por favor, créanos cuando les decimos que sobrevivirán, que no pasa nada, que pueden ir a trabajar; de veras, de veritas, todo va a estar bien. Ustedes que son tan fuertes y protectores y rudos y malos pueden contra la gripa, la tos y el dolor de cabeza.

Amigos, compadres, hermanos, esposos, hombres todos, el mundo no se va a acabar, a tomarse unas aspirinas, Tempra o una cucharada de Pepto Bismol que la vida continúa. Ahí les encargo. Gracias.

@grace_arteluz

Grace Navarro colabora semanalmente en el blog de Diarios en Tacones www.diariosentacones.com